Alicante: El comercio duda de los pasos de la alcaldesa para facilitar la apertura de Ikea

El presidente del Colectivo por Alicante recuerda que la UE prohíbe adecuar un Plan General para prohibir hipermercados

El pleno del Ayuntamiento de Alicante ratificará mañana el acuerdo de la Junta Local de Gobierno de exponer al público la modificación puntual del vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para facilitar la implantación del complejo comercial de Ikea en terrenos de Rabasa. Una decisión que ha suscitado la reacción de las asociaciones que se oponen a esta instalación comercial.

Entre ellos, el Colectivo de Comerciantes por Alicante, que preside Pedro de Gea, que ponen en duda la legalidad de esta medida con la que se pretende dar paso a Ikea y prohibir la implantación de nuevos hipermercados. A juicio de los comerciantes, que mantuvieron una reunión el pasado martes, «según la nueva normativa de servicios de la Unión Europea (UE) ninguna entidad administrativa , bien sea local, provincial, autonómica o nacional, podrá denegar licencias de actividades ni adaptar sus PGOU para prohibir la implantación de centros comerciales por motivos económicos, como por ejemplo la saturación».

Una normativa que, para los comerciantes, podría motivar que la Conselleria informe desfavorablemente a esta medida de prohibir los grandes establecimientos comerciales . De Gea recuerda que la UE pretende evitar las grandes superficies en la periferia de las ciudades, y refirió que la Conselleria deberá tener en cuenta la normativa de servicios. Además, señala que los grandes complejos como el de Ikea «estarán sujetos a determinados estudios medioambientales, por ejemplo la emisión de CO2 a la atmósfera por los desplazamientos que pudiera ocasionar, o su afección a las infraestructuras existentes, como los accesos, o movilidad», y recordó que Ikea prevé 15 millones de visitas al centro comercial de Rabasa en el primer año.

Rechazo al complejo

El Colectivo de Comerciantes mantiene su postura de «rechazar categóricamente el área comercial prevista en el Plan Rabasa, donde se incluye un establecimiento Ikea de 35.000 metros cuadrados, un edificio comercial continuo de 84.000 metros, de los que 60.000 son para tiendas y 14.000 de hipermercado. y 22.000 metros cuadrados que se destinaran a medianas superficies». Un rechazo que fue acordado por las asociaciones de comerciantes en la asamblea celebrada el pasado 7 de octubre.

De Gea aseguró que el comercio alicantino «seguirá apoyando y apostado por aquellas empresas e instituciones que aporten valor a la ciudad, que signifiquen un paso hacia adelante y supongan un aporte económico añadido, como es la implantación de la multinacional sueca Ikea de forma independiente y sin otros anexos comerciales».

Consideran que «la creación de polos de atracción comercial hacia áreas periféricas, desertiza el centro urbano y los barrios comercial y demográficamente».

Las Provincias 28.01.10

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp