Alicante: La alcaldesa está dispuesta a modificar el Plan Rabasa para facilitar la llegada de Ikea

Sonia Castedo aporta una solución si el TSJ anula el proyecto de Ortiz, y deja para más adelante la negociación sobre el centro comercial anexo

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, explicó ayer a este diario que está dispuesta a modificar el Plan Rabasa en los términos que sean necesarios para facilitar la apertura de Ikea en la ciudad y, en concreto, en el emplazamiento por el que la empresa ha apostado, es decir, en el citado Plan Rabasa. La primera edil insiste en que «no podemos dejar pasar la oportunidad, y así se lo hemos hecho ver a la mercantil durante el último Pleno», Efectivamente, en la sesión celebrada el pasado viernes, el Consistorio, sólo con los votos a favor del grupo popular, dio dos pasos, más simbólicos que reales, a favor de la implantación de Ikea. Por un lado, la exposición al público de una modificación del Plan General actual para permitir el centro comercial, y por otro, otra explosión pública, pero del convenio entre Ayuntamiento, Ikea y Viviendas Sociales del Mediterráneo, la promotora del Plan Rabasa.

La primera edil ya lo insinuó durante el Pleno. Ayer, en una conversación con este diario fue más explícita. Hasta ahora no había concebido una solución como la apuntada durante la sesión: modificar el Plan Rabasa en el caso de que el TSJ anule de forma definitiva el macrocomplejo promovido por Ortiz. Pero no lo haría para «engañar» al Alto Tribunal, sino para que el proyecto de Viviendas Sociales del Mediterráneo no condicione la implantación de Ikea. Es decir, se podrá construir Ikea, «más tarde o más temprano», sin necesidad de que el Plan Rabasa esté aprobado. ¿Cómo? Para cuando el TSJ falle en un sentido u otro sobre el plan, el Ayuntamiento tendrá aprobada la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, documento que ya prevé la transformación en urbano del suelo que Ikea dice necesitar. En ese momento y siempre que el Tribunal Superior de Justicia anulara el Plan Rabasa, el Ayuntamiento podría sacar adelante, independientemente del resto del planeamiento, un plan parcial para la apertura de Ikea.

Ora cosa bien distinta es el modelo comercial propuesto por la empresa sueca. La alcaldesa reconoce que ese debate es harina de otro costal y que «no está cerrado, ni mucho menos», afirma. «Lo que es muy importante ahora es demostrar que queremos la llegada de Ikea, que fue lo que se aprobó el viernes, una idea que es posible, aunque sea necesario modificar el Plan Rabasa en el caso de que el TSJ mantenga la suspensión», añadió la primera edil.

En este sentido, no cierra la puerta a la negociación con Ikea, «como tampoco a insistir en el diálogo con los agentes sociales, los comerciantes y los vecinos», insiste. De ahí que «hayamos encargado un informe a la Cámara de Comercio», concluyó.

Las Provincias 02.02.10

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp