Alicante dice sí al ‘vecino sueco’

La iniciativa de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, del PP, de instalar en la ciudad una tienda de Ikea cosechó anoche un amplio respaldo entre los representantes de los colectivos vecinales. La regidora cumplió su promesa y convocó una reunión entre los líderes vecinales y los representantes de la multinacional sueca del mueble. Al acto asistieron unas 300 personas.

La corriente favorable entre los vecinos a Ikea contrasta con el rechazo que ya han manifestado los pequeños y medianos comerciantes y los empresarios del sector del mueble. Pero Castedo puntualizó: «No estamos aquí para decidir si viene o no Ikea, sino para conocer el proyecto. Y la decisión que tomemos será la que tenga el respaldo mayoritario de los ciudadanos».

Sylvain Laval, director inmobiliario de Ikea Ibérica, desgranó las macrocifras del proyecto. La tienda se ubicará en el Plan Rabassa (en la periferia norte de Alicante), el complejo ocupará 131.0000 metros cuadrados, de los cuales 60.000 serán un centro comercial. La inversión global será de 250 millones de euros y se generarán 2.000 empleos directos y otros tantos indirectos. Laval precisó que la intención de Ikea es abrir sus puertas en Alicante en 2012 y que en su primer año podría alcanzar los 15 millones de visitas, el 35% foráneas.

El representante de Ikea concluyó así: «Queremos ser un vecino más para Alicante». Y el mensaje, a tenor del comentario general de los intervinientes, fue recibido con agrado: una quincena de la veintena de intervenciones opinaron a favor de la iniciativa; mientras, sólo tres y el concejal socialista Vicente Uríos cuestionaron la iniciativa.

«Es un proyecto ilusionante para la ciudad, y sobre todo para los jóvenes», dijo Pablo, de la partida rural de Las Cañadas. «Tenemos que superar todas las zancadillas y no perder esta oportunidad», añadió Antonio Moya, de la Alcoraya-San Gabriel. La expectativa de empleo fue hilo conductor del resto de argumentos a favor de la tienda.

Entre las voces críticas, las de los presidentes de las asociaciones de Rabassa, Antonio Balibrea, y María Eva Coloma, de Virgen del Remedio. El primero criticó a la alcaldesa por convocar a los vecinos sin ofrecerles documentación y preguntó: ¿Cómo se va a tramitar. Se modificará el plan Rabassa? Castedo dijo que no se tendrá que tocar el plan: «Sólo se trasvasa el suelo terciario previsto de una zona a la elegida por Ikea». La representante de Virgen del Remedio alertó de que la nueva zona comercial pueda ir en detrimento del centro comercial de la ciudad.

El concejal Uríos preguntó porqué ha de ir asociado Ikea con un gran centro comercial y si conocían las trabas jurídicas que puede encontrar el plan Rabassa.

El País 22/10/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp