Alicante: El comercio supera el miedo a la crisis y mantiene la apertura de más tiendas en la provincia

En el mes de abril se crearon en la provincia de Alicante 119 comercios, según el registro de actividades comerciales de la Conselleria. La crisis económica por la que atraviesa el país no es óbice para que se sigan abriendo tiendas. Grandes o pequeñas. Filiales de grandes multinacionales o negocios familiares. El panorama comercial de la provincia se mueve y a los cierres se unen las aperturas. Sin embargo, el descenso de las ventas está ahí. En torno a un 40%. Aún así, todavía quedan emprendedores que no renuncian a cumplir con su sueño y abrir el local con el que soñaban o trabajadores en situación de desempleo que optan por montar su propio negocio.

 

 Según el último informe de coyuntura elaborado por la Confederación Valenciana de Comercio (COVACO) y correspondiente al segundo trimestre del año, el comercio urbano presenta un descenso de las ventas y una ligera bajada de precios. Los comerciantes tienen que recurrir a descuentos hasta ahora impensable en plena temporada y que durante los últimos años se reducían a la época de rebajas. «Ofertas en el interior», «Descuentos del 30, 40 y 50% en artículos marcados» o «Liquidación por fin de stock» son algunos de los carteles que lucen en las tiendas de centros comerciales y núcleos urbanos.

 Además, los datos hablan y los colectivos de comerciantes calculan que en lo que va de año se han cerrado el 5% de las tiendas que existen en la ciudad, lo que supone alrededor de 200 comercios que han echado la persiana al no poder soportar la crisis.

 Frente a esta situación de crisis del consumo, los hay que se arman de valor. Es el caso de la inmobiliaria Remax que abre en 15 días su oficina de Alicante. Los datos del Instituto Nacional de Estadística que hablan del descenso en el precio de los pisos, de las dificultades a la hora de conseguir un préstamo y de la bajada de la venta de viviendas no hacen mella en esta multinacional. Para ellos, la crisis del ladrillo ha supuesto la eliminación de multitud de competencia y, por lo tanto, una oportunidad para hacerse con un buen trozo del pastel.

 Otro modelo de nuevos emprendedores son los parados. El aumento del desempleo ha dejado a familias enteras sin nómina. Según explican desde la Federación Alicantina del Comercio (FACPYME), «muchos emprendedores son gente sin empleo que monta su propio comercio». En algunos casos confían en la suerte, en otros las nuevas tiendas responden a un completo y pensado plan empresarial.

 Inmigrantes

Los inmigrantes son otro colectivo que apuesta por funcionar como autónomo. Y por abrir negocios y, por tanto, animar el escaparate comercial de la provincia. Fruterías, restaurantes, carnicerías, tiendas multiprecio… Son sólo algunos ejemplos de los comercios que abren los ciudadanos extranjeros y que se concentran, principalmente, en los barrios de la ciudad.

El panorama comercial de la provincia se renueva y, a pesar de la multitud de locales en los que cuelga el cartel de «Se traspasa» o «Se alquila», también en muchas calles de la ciudad se ven nuevas fachadas, escaparates atractivos y muchas ganas de sortear la crisis. El algunos casos, abrir un negocio es el sueño de toda una vida.

Fuente: Las Provincias – 19.10.08

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp