Alicante: La crisis propicia un centenar de aperturas de locales de calidad

Pocos, pero de calidad. No todo es crisis en el comercio alicantino. Muchos establecimientos comerciales se han visto obligados a cerrar sus puertas por las dificultades económicas. Pero otros han abierto las suyas. «Son pocos -reconoce Pedro de Gea, presidente de la asociación de comerciantes Colectivo por Alicante-, pero de calidad».

En el último año se han abierto un centenar de comercios en la ciudad. Pero ha cerrado medio millar. La mayoría, de alquiler. Los propietarios de los comercios que ocupan, aguantan más. «El mercado -explica De Gea- se reajusta. Es la ley de la oferta y la demanda». El presidente de los comerciantes alicantinos distingue entre la apertura de nuevos negocios y la apertura de «persianas».

Los negocios abiertos a pesar de la crisis son negocios de calidad. «De las crisis -reconoce De Gea- salen grandes negocios». Negocios de calidad cuando son aperturas estudiadas, que responden a una demanda real en la zona. Levantar una persiana es otra cosa. Durante los últimos años se han levantado muchas por la bonanza económica «de lo que sea». Y esos establecimientos comerciales son, según el representante de los comerciantes, los que -en su mayoría y con excepciones- se han visto obligados a bajar la persiana.

Pero los cierres, según los propios comerciantes, se han estabilizado. Creen que la crisis ha tomado ya la curva que les obligará a ir recuperando lo perdido. Aunque poco a poco.

A pesar de los malos indicadores económicos, siempre hay personas que retan a la crisis y cuando muchos cierran, deciden invertir y abrir nuevos negocios. «Es un repunte, aclara el presidente de los comerciantes, lógico en situaciones como las actuales». De Gea añade que cuando el precio de los establecimientos comerciales baja, mucha gente aprovecha y busca zonas seguras que antes o después volverán a emerger. Y una zona «segura» es el centro tradicional de la ciudad y las zonas de expansión. Las calles San Francisco, Gerona y Castaños. Sobretodo Castaños.

Calle Castaños

«Es una calle tan buena que no se traspasa ningún local», reconoce unos de sus comerciantes. De hecho, la calle Castaños, una de las primeras y pioneras calles comerciales de la ciudad, sigue siendo una de las más concurridas y mejores para el pequeño comercio. De hecho, es una de las calles de la ciudad que mejor está aguantando la crisis.

Las ventas también se han reducido, pero menos que en el resto de la ciudad. Y en los últimos meses se han abierto nuevos negocios que siguen aportando gente a sus calles y locales.

Son negocios «de calidad», que según De Gea, «suelen salir bien»,. Todo lo contrario que las «nuevas persianas» que se han abierto en los últimos meses en la zona norte. «Entre 50 y 60 nuevos locales», reconoce el presidente de los comerciantes. «Son bajos, viviendas reconvertidas en locales comerciales. La mayoría, de alimentación donde hay un poco de todo. Todos tienen de todo».

Son pseudo-negocios regentados en un 90% por inmigrantes que tienen poco que perder pero distorsionan el mercado. «No tienen futuro -reconoce De Gea- pero aguantan porque no pagan impuestos ni tasas; no temen multas, porque no las pagan, ni que les embarguen, porque no tienen nada en propiedad». Entre tanto los comerciantes de toda la vida y de las galerías comerciales de la plaza de Argel esperan el traslado al nuevo mercado.

Son los dos tipos de negocios que suelen abrirse durante las épocas de crisis. Los de calidad que perduran y las «persianas» que cierran tan fácilmente como abren». Un centenar de nuevas aperturas que pretenden paliar, en alguna medida, los efectos negativos de la crisis que se ha cobrado ya el cierre de 500 establecimientos de todos y cada uno de los barrios en la ciudad.

 

Las Provincias 19.05.09

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp