El «mejor paseo de compras» de España desde Salamanca a Madrid Río abre el próximo domingo

La Comunidad de Madrid aprueba la apertura en festivos de cinco barrios más de la capital: Castellana y Recoletos, Justicia, Cortes y Palacio

Todos los comercios de los barrios madrileños de Castellana y Recoletos (en el distrito de Salamanca), Justicia, Cortes y Palacio (Centro) podrán abrir todos los domingos y festivos desde el próximo domingo, 2 de octubre, han anunciado esta mañana la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. En julio, el Consistorio, con el apoyo de las principales asociaciones de comerciantes, pidió la declaración de zona de gran afluencia turística para estos barrios, que «engloban las principales imágenes que el turista recuerda de Madrid», según el Ayuntamiento. Un mes después, el Gobierno regional de Madrid se pronunció a favor, un visto bueno que el jueves se publicará en Boletín oficial de Madrid.

En el acto de presentación de las nuevas zonas abiertas en festivos, el delegado de Economía, Empleo y Participació Ciudadana de la capital, Miguel Ángel Villanueva, ha explicado que «no tiene sentido que la almendra central» de la capital «tenga islas» de horarios comerciales especiales, por lo que el Ayuntamiento ha optado por crear un «gran paseo comercial» no solo para los madrileños sino «para reforzar oferta turística». Su objetivo es «crear el mejor paseo de compras de España desde el barrio de Salamanca a Madrid río».

Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda, Percival Manglano, ha precisado que la medida «permite abrir a todos los comercios que quieran» pero «no impone nada, no es una obligación, permite al comerciante elegir». A su juicio, «la crisis no se combate con regulación sino con libertad, lo que estimula la creación de empleo».

Afecta sobre todo a cadenas y grandes superficies

Estos cinco barrios se suman a la zona de Sol, que fue pionera en la apertura en domingos en enero de 2008. Esta designación administrativa fue acogida con alborozo por las grandes superficies pero que las tiendas de barrios lamentaron con augurios apocalípticos sobre su futuro. El paso del tiempo ha probado que la iniciativa resultó positiva para los comerciantes, que han apostado por extenderla a otras zonas de Madrid; para el Ayuntamiento, que alaba los beneficios económicos y turísticos de la medida, y sobre todo para los ciudadanos, que han convertido el domingo en uno de sus días preferidos para salir de compras, ya sea como forma de ocio o por obligación, al trabajar el resto de la semana.

Tanto es así que estudios llevados a cabo por técnicos municipales han concluido que el domingo es ya el segundo día en afluencia de gente en el área comercial de la Puerta del Sol, la calle de Preciados y la plaza de Callao, a no excesiva distancia del sábado. Supera en más del 50% la media de lunes a jueves. Y es, además, el segundo día en volumen de facturación. El Ayuntamiento decidió en febrero extender la flexibilización de horarios a los recintos feriales del Campo de las Naciones y a la ciudad aeroportuaria de Barajas, dos zonas muy limitadas tanto en lo geográfico como por el perfil de los posibles clientes (viajeros de paso o asistentes a congresos).

En realidad, la nueva medida de ampliación de horarios afecta fundamentalmente a los establecimientos de más de 300 metros de superficie y a las franquicias de grandes cadenas (Zara, Mango, Bershka), puesto que las tiendas pequeñas ya tenían permiso. Podían abrir también los establecimientos culturales (libros, música). El resto solo podía operar en los 22 festivos permitidos al año. Sin embargo, el Ayuntamiento tiene claro que la apertura de las grandes superficies y las franquicias es clave, pues ejercen como locomotora para animar al resto a hacerlo. Ejemplo de ello es el paisaje que se observa en una de las principales arterias comerciales de la ciudad en un fin de semana: la calle de Fuencarral, peatonal, trufada de tiendas de ropa, aparece abarrotada de gente los sábados, con todos los establecimientos a pleno rendimiento, mientras que los domingos, pese a que algunos abren, la afluencia es sensiblemente menor.

Así son las nuevas zonas abiertas en domingo

– Castellana y Recoletos. Estos dos barrios del distrito de Salamanca suman 164 hectáreas de superficie y 32.042 habitantes (según el censo de 2009). El área lo delimita las calles de María de Molina (norte); el paseo de la Castellana (oeste); las calles de Alcalá y O’Donnell (sur), y la avenida de Menéndez Pelayo y la calle de Príncipe de Vergara (este).

La arteria central es Serrano, con 200 establecimientos «de importantes firmas nacionales e internacionales», según el Ayuntamiento. A su alrededor se arraciman las calles de Ortega y Gasset, Claudio Coello, Goya y Jorge Juan, entre otras, «con una oferta de comercio y servicios de elevado prestigio y calidad».

– Justicia y Cortes. En el distrito Centro, estos dos barrios ocupan 133 hectáreas y en 2009 tenían una población censada de 28.091 personas. El área viene delimitada por la calle de Sagasta, la plaza de Alonso Martínez y la calle de Génova, por el norte; las calles de Fuencarral, Gran Vía, Virgen de los Peligros, Sevilla y De la Cruz, por el oeste; la calle de Atocha, por el sur, y los paseos del Prado y de Recoletos, por el este.

Aúna «una amplia variedad de escenarios, desde el ambiente desenfadado de la plaza de Chueca a la sobria seriedad de la plaza de la Villa de París». Sus ejes comerciales son «la moda vanguardista» en Fuencarral y Hortaleza, y «la imagen y sonido» en Barquillo. Además, incluye el conocido como barrio de las Letras, que ofrece «algunas de las mejores y más genuinas propuestas de vanguardia creativa y estética».

– Palacio. Este barrio del distrito Centro, «también conocido como el Madrid de los Austrias», tiene una superficie de 147 hectáreas y 23.602 habitantes (en 2009). Es la puerta a Madrid Río, y una zona «llena de historia» que dispone de «comercios centenarios y de tradición artesanal», además de las «firmas internacionales de Gran Vía y Arenal». Limita al norte con Gran Vía y la cuesta y glorieta de San Vicente; al oeste con Madrid Río; al sur con la calle de Segovia, y al este con las calles de Toledo, Concepción Jerónima, Cava de San Miguel, Las Fuentes, Costanilla de Los Ángeles y Jacometrezo.

La legislación que las regula

– La Ley de Comercio Interior aprobada en abril de 1999 por Alberto Ruiz-Gallardón, entonces presidente regional y ahora alcalde de la capital, permite a la Comunidad de Madrid declarar como zona de gran afluencia turística «a la totalidad de un término municipal, o parte de este, ya sea para la totalidad del comercio o para un tipo de actividad comercial en concreto».

– Se hace a solicitud del Ayuntamiento correspondiente o de las asociaciones comerciales del área afectada, reservándose esa potestad además el propio Gobierno autónomo.

– Los criterios que se tienen en cuenta son los atractivos turísticos de la zona; los cafés, bares y restaurantes, así como las empresas de actividades turísticas; el grado de aceptación entre los comerciantes afectados; y los posibles beneficios.

– El área de Sol es zona de gran afluencia turística desde 2008. En 2011 el Ayuntamiento solicitó esa consideración para los recintos feriales del Campo de las Naciones y la ciudad aeroportuaria de Barajas. Además, hay otras 78 zonas turísticas de otros tantos municipios, casi la mitad de todos los de la región.

El País 27/09/2011 (Ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp