El nuevo Mercat al Detall de Alzira abre sus puertas en la Vila tras más de un lustro cerrado

La alcaldesa de Alzira, Elena Bastidas, paga a una de las vendedoras del nuevo mercado al detall que se inauguró ayer. La antigua Al-gezira árabe y la posterior cristiana siempre estuvo ligada en la Edad Media al comercio y sobre todo, a los zocos y mercados.

Los vecinos de la localidad, vieron ayer cómo se abría una nueva infraestructura comercial que desapareció hace unos años: el Mercat al Detall. La fecha y el año, aunque se haya retrasado la obra un lustro, es acertada. Pero nadie del Consistorio se percató ayer de que este año se celebra el 800 aniversario del nacimiento del rey Jaime I que conquistó Alzira, una ciudad que para el monarca fue muy importante e incluso abdicó en la Casa de l’Olivera que se encuentra en el centro histórico, un monarca que impulsó el comercio local y del antiguo Reino de Valencia.

La alcaldesa de Alzira, Elena Bastidas, inauguró este mercado en la Vila, junto a las murallas medievales y donde estuvo durante más de 700 años.

Este edificio, que se encuentra en un bajo de 600 metros cuadrados tiene 13 puestos, de los cuales sólo se han ocupado por el momento seis «aunque espero que en breve este espacio se llene de propietarios y clientes», resaltó Bastidas.

El Mercat de la Vila es un espacio diáfano, funcional y cuenta con todos los servicios. En esta infraestructura se ha invertido un total de 368.000 euros, de los cuales 316.000 los ha subvencionado la Generalitat Valenciana.

Elena Bastidas destacó que el mercado «vuelve a su casa», al centro histórico, después de haber permanecido unos años en un edificio que al final se tuvo que cerrar y que actualmente se ha destinado para la delegación de la Oficina de Tráfico y a la Escuela de Idiomas.

La alcaldesa recordó que cuando fue elegida en 2003 se marcó varios objetivos para la ciudad, como crear las infraestructuras necesarias que muchas de las áreas de gobierno necesitaban. «Sin ir más lejos hace pocos días inauguramos un nuevo colegio público y el instituto de Tulell», dijo. Las gestiones para la construcción de este edificio comenzaron en 2005.

Modernización

Otro de los objetivos de Bastidas es la modernización de todas aquellas infraestructuras que ya tenía la ciudad.

Bastidas reconoció, durante el acto de inauguración, que la puesta en marcha del mercado había sido «un largo proceso no lleno de obstáculos y vicisitudes que entre todos hemos podido salvar».

La primera autoridad alabó la «paciencia» de los propietarios de los puestos y la labor realizada por la anterior concejala de Servicios Públicos, Gisela Blasco y la actual, Lola Ortega.

«El mercado vuelve en un día señalado por la tradición como es el miércoles, la antigua instalación ya cumplió su ciclo y ahora se ha destinado para un servicio que abarca a varias comarcas como es la Oficina de la Delegación de Tráfico.

Elena Bastidas hizo una llamamiento para «recuperar la tradición mediterránea de los mercados e impulsar el sector y creo que lo vamos a conseguir en este espacio luminoso y funcional».

La alcaldesa, durante la visita, se dio un baño de multitudes, ya que decenas de personas acudieron a esta inauguración donde se aprovechó para que el Ayuntamiento regalara a los vecinos una serie de bolsas para reciclar la basura domiciliaria.

Por otra parte, algo que debe ser una lógica política es que en el acto estaban representados todos los grupos municipales, algo que demuestra que algo ha cambiado en el clima político alcireño esta legislatura.

Historia y tradición

El lugar donde ahora se encuentra este mercado era, en época medieval, la Alcaicería, que estaba formada por un patio con pórticos y galerías cubiertas, con tiendas, talleres, almacenes, o bien una calle con pórticos y tiendas abiertas. En estos talleres se vendían productos de lujo.

La Alcaicería de Alzira, situada al final de la calle La Sang, junto al nuevo Mercat de la Vila, fue el origen del mercado de origen modernista que desapareció y, que tras unas excavaciones arqueológicas, mostraron los restos más antiguos de las murallas de Alzira, concretamente las del siglo X.

El que fuera archivero de Alzira, José María Parra, señaló que la construcción del nuevo Almudín «no tuvo resultados hasta el 14 de julio de 1400, cuando el consejo ordena a los obradores de en Pere Fraga sean comprados por la Vila para allí sea construida una bella lonja».

De este espacio nada se sabe, hasta que en 1474 se construye un nuevo mercado a través del maestro de obras Baltasar Monzó.

De todas formas, ahora el pequeño comercio y los autónomos no están para tirar cohetes y hay que alabar el esfuerzo y la paciencia que han tenido los asentadores de los puestos por el retraso acumulado. Y es que en varias ocasiones la subasta de los diferentes puestos ha quedado desierto, además de otras problemáticas que han sufrido.

Fuente:  Las Provincias 02.10.08

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp