Fabra abrirá una amplia ronda de contactos antes de aprobar el traslado de los festivos

La economía ante todo. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, es consciente de la transcendencia que tiene el anuncio sobre el cambio de la festividad del 19 de marzo, y por tanto de la «cremà», al lunes más próximo a la festividad de San José. Pese al rechazo que puede generar en determinados sectores, el debate ya está abierto desde hace años, y el jefe del Consell pretende aprovechar una «oportunidad de mover la economía» basada en los buenos datos que ofrecieron las últimas Fallas, cuando el día 19 cayó en lunes.

Esta coincidencia resultó muy beneficiosa en términos económicos tanto para la ciudad como para el resto de poblaciones de la Comunidad que también celebran los festejos, por la mayor afluencia de visitantes. Sin olvidar que favoreció la conciliación de la fiesta con las obligaciones laborales de los valencianos. La experiencia de este año ha sido, de hecho, fundamental en la determinación del jefe del Consell de abrir el debate.

Fabra comunicó previamente a la alcaldesa de Valencia el anuncio que iba a realizar en Alicante sobre el cambio de las festividades del 9 d’Octubre y del día de San José. Rita Barberá señaló ayer que espera que no se trate de un hecho consumado sino la apertura de un debate.

Mejorar la productividad

Esa es precisamente la intención del presidente de la Generalitat. Fabra tiene previsto mantener una ronda de contactos con todos los agentes implicados, que debe concluir antes del 30 de septiembre -fecha en la que se aprobará el calendario laboral para el año 2013, y donde se instaurarían ya las nuevas medidas si finalmente se llevan a cabo-.

La propuesta de Fabra se fundamenta exclusivamente en el impacto económico, en un momento de especial dificultad, mientras que Barberá guardó ayer la lógica equidistancia en una medida que genera tantas adhesiones como rechazo por su componente rupturista con la tradición de la fiesta josefina. La cifra de más de 700 millones de euros de beneficio que ofreció Fabra está basada en los análisis de un grupo de economistas que valoran el impacto económica de las últimas ediciones falleras y del día grande de todos los valencianos.

Funciona en otros países

La experiencia en la eliminación de «puentes» festivos en países europeos como Gran Bretaña, Alemania o la propia Italia, precisamente por motivos económicos, avalan la decisión de Fabra. En el lado contrario, el arraigo de Estados Unidos con su 4 de julio o Francia, con el 14 de julio.

La medida, tal como ha venido publicando este periódico, era reclamada con insistencia por la patronal valenciana, Cierval, que fue la primera en lanzar una idea que luego hizo suya la CEOE y, finalmente, el Gobierno central. Fabra también había recogido la misma inquietud en el Observatorio de Comercio. Así, el empresariado y los consumidores, al margen de las Fallas de categoría Especial, están a favor de la medida. Mientras, los grupos políticos de la oposición mantienen sus reservas o se muestran abiertamente contrarios.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, expresó que su grupo está a favor del cambio si se abre un debate amplio para evitar un «agravio al mundo fallero». Su compañera de partido y diputada autonómica Cristina Moreno registraba, por su parte, un escrito dirigido a la Mesa de las Cortes en el que pregunta a Fabra si la medida es reversible. Una iniciativa similar a la de los socialistas en Alicante, que preguntarán a la alcaldesa, Sonia Castedo, si pretende imitar a Fabra con la festividad de San Juan.

Lo que es indudable es que los datos que maneja la CEOE indican que el coste del actual calendario festivo y sus consiguientes puentes en la Comunidad Valenciana es de cerca de 2.400 millones de euros anuales. La propia consellera de empleo, María José Catalá, valoró ayer que se podrían mantener 33.000 puestos de trabajo si se trasladaran todos los festivos de la Comunidad, autonómicos y locales, a lunes.

Más cerca del sí

Ahora bien, existe otra traba para que la medida funcione: el resto de comunidades autónomas debería ajustar también la festividad de San José al lunes para que el impacto económico de las Fallas se mantuviese. El Gobieno que preside Mariano Rajoy, en cualquier caso, es proclive a estas medidas que mejoran la productividad, tal y como recogía su programa.

ABC 19/07/2012 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp