La discreta crisis inmobiliaria de la ‘milla de oro’ de Valencia

Se ruega discreción. Aunque son varios los locales actualmente en venta o en alquiler en la llamada ‘milla de oro’ de Valencia, como también se conoce a las calles Poeta Querol y Marqués de Dos Aguas, muchos propietarios prefieren gestionar su comercialización sin recurrir a los socorridos letreros de ‘Se vende’ o ‘Se alquila’, según fuentes del negocio inmobiliario de alta gama.

 

En algunos casos, se trata de locales ocupados por arrendatarios que se oponen a que en sus establecimientos se cuelguen carteles que puedan dar lugar a malos entendidos sobre el futuro del propio negocio, dedicados en su mayoría a productos de gama alta. En otros casos, las propias inmobiliarias optan por ofertarlos exclusivamente para clientes de un perfil determinado, como grandes firmas internacionales, que no buscan sus locales recorriendo las calles y tomando nota de los teléfonos.

De hecho, sólo cinco de los ocho locales vacíos de la ‘milla de oro’ y las calles inmediatamente adyacentes lucen un letrero con un teléfono de contacto, todos ellos de grandes inmobiliarias, aunque la totalidad de estos inmuebles se encuentran en oferta.

Entre los que sí tienen un cartel está un local de la calle Salvá, junto a la tienda de Salvatore Ferragamo y frente a la de Hermès, y que es gestionado por la inmobiliaria Rimontgó. En este caso se trata de un local de 100 metros cuadrados, repartidos al 50% entre planta baja y sótano, a un precio de 3.000 euros al mes (30 euros el metro cuadrado), una cifra muy inferior a la que se pagaba en esa zona hace apenas unos años.

NUEVAS OFERTAS Y OPERACIONES

A medida que se amplía la distancia del eje de la ‘milla de oro’, que se puede identificar con el Palacio del Marqués de Dos Aguas, los precios van bajando hasta los 15 euros por metros cuadrados de un bajo de 270 metros cuadrados en la Rinconada de Federico García Sanchiz (junto a la terraza del Hotel Inglés) comercializada por Way Up o los 28’4 euros por metro cuadrado por un bajo de 88 metros cuadrados en la plaza del Patriarca, comercializada por GW Inmobiliaria.

Sí ha encontrado arrendador el histórico edificio del Banco de Alicante, contiguo al Teatro Principal de la calle de las Barcas, que anteriormente ocupó la sastrería italiana Boggi y, más recientemente, una clínica de estética de la cadena Dorsia. Con un precio de 42 euros el metro cuadrado, este inmueble, comercializado por Elite Habitat, será ocupado por la cadena hotelera de low cost Valencia Flats con un servicio de 18 habitaciones y cuatro apartamentos.

La reforma del edificio está corriendo a cargo de los propietarios del inmuebles, Lis y Peris, empresa patrimonial de la familia de José Peris. Valencia Flats actualmente es, según los datos que facilita en su web, la primera cadena de apartamentos de vacaciones de la ciudad. Tiene en el mercado 167 apartamentos distribuidos en seis edificios en la ciudad. La empresa, dirigida por el empresario José Castelló, ha firmado un contrato de gestión con Lis y Peris para los próximos 15 años.

CUESTIÓN DE ESPACIO

En todo caso, la ‘milla de oro’ sigue generando negocio, como demuestra la permanencia de sus firmas enseña y la entrada de nuevas, según fuentes del sector. Así se apunta la concentración de los dos establecimientos de Loewe en uno sólo frente al Hotel Inglés, que además fue el primero que aplicó el nuevo diseño de tienda de la cadena hace dos años. También se destaca la llegada de la firma Salvatore Ferragamo, al local dejado por Loewe, en noviembre de 2011.

Como ejemplo de actividad se apunta la incorporación el pasado año de la joyería madrileña Durán, Nespresso, Tommy Hilfiger (aunque este local le cuesta a la firma tres veces menos que el que ocupa en la calle Juan de Austria) o Timberland o la reforma de otras ya asentadas como Mont Blanc. La clave en muchas de estas nuevas entradas está en la superficie de los locales, especialmente cuando se trata de las firmas de lujo.

Este tipo de concentraciones de firmas de lujo en calles concretas es habitual en las principales capitales europeas y beneficia las ventas para el turismo de alto nivel económico, que no tiene tiempo ni un conocimiento de la ciudad suficiente para ir buscando donde comprar sus firmas habituales por la ciudad.

Valencia Plaza 06/09/2012 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp