Mercadona se instala en la mayor arteria comercial de Valencia

Zara, H&M, Levi’s, Diesel, Armani, Cortefiel, Nespresso, Lacoste, Porcelanosa, El Corte Inglés… y Mercadona. A mediados de 2010, la cadena de supermercados que preside Juan Roig abrirá una nueva tienda en pleno centro comercial y financiero de Valencia, donde su rótulo luminoso competirá con las grandes enseñas de consumo. Según ha confirmado CincoDías, Mercadona ha alquilado un bajo comercial, desocupado durante muchos años, en la calle Lauria, prácticamente al lado -sólo lo separan los cines ABC Park- del centro que El Corte Inglés tiene en la calle Colón.

El espacio, de más de 3.000 metros cuadrados, pertenece a la familia Pechuán, propietarios de numerosos cines en la Comunidad Valenciana, y está en un punto estratégico, en plena zona financiera de la ciudad, con las centrales en Valencia de los principales bancos, a dos minutos caminando de la conocida como milla de oro, la calle Poeta Querol, y, sobre todo, junto a las calles más comerciales de la ciudad, Colón y Juan de Austria.

Mercadona, que según confirman desde la empresa llevaba tiempo buscando una ubicación para un supermercado en el centro de la ciudad, con una sola tienda en esta zona, aunque está en una calle mucho menos visible y es un local bastante más pequeño y antiguo.

Aunque desde la firma de distribución valenciana se insiste en no dar más importancia al hecho de situarse en un punto en el que priman las tiendas de moda, lo cierto es que la decisión tiene por una parte un componente simbólico, al entrar en la mayor arteria comercial de la ciudad. Por otro, el componente económico: Mercadona entra en competencia más que directa con el supermercado de El Corte Inglés.

El centro de Valencia, en especial estas calles tan comerciales, están ocupadas fundamentalmente por edificios de oficinas, aunque el hecho de que Valencia sea una ciudad mediana hace que el radio de influencia de el supermercado sea mayor y alcance ya a calles con edificios de vecinos. Sin embargo, en Mercadona reconocen que esta tienda puede atraer a muchos empleados de las oficinas que en la actualidad hacen la compra del día en el supermercado de la cadena de Isidoro Álvarez una vez finalizada su jornada laboral.

Mercadona tiene varias tiendas que están relativamente cercanas, especialmente hacia la zona del Eixample, una de las zonas más caras de la ciudad, con viviendas de nivel alto. Sin embargo, la ubicación del nuevo supermercado atenderá a una amplia zona de Valencia donde la presión en los bajos comerciales eleva los precios por la competencia de las enseñas de moda para instalarse, lo que impide la presencia de la distribución. Prácticamente ninguna cadena tiene presencia en este barrio.

Mercadona no tiene previsto modificar la oferta en sus lineales pese a la ubicación de este supermercado y el supuesto mayor nivel adquisitivo de los potenciales clientes. Fuentes de la compañía insisten en que serán las mismas 8.000 referencias que se ofrecen en cualquier otro centro de la cadena, incluida la presencia de las marcas propias.

Mercadona mantiene sus planes de 71 aperturas este año y el cierre de 22 que se han quedado obsoletas. En lo que va de año se han superado las 1.230 tiendas en toda España. Fuentes de la cadena de Juan Roig insisten en que las medidas de reducción de marcas en los lineales y el ajuste de márgenes de beneficios ha tenido un efecto positivo en las cuentas, lo que permitirá cerrar el ejercicio en las previsiones de mantener las ventas en los 15.379 millones de euros logrados en 2008 y conseguir un beneficio de unos 160 millones, la mitad que el año anterior.

3.000 metros para una tienda modelo

El bajo que Mercadona ha alquilado en pleno centro comercial y financiero de Valencia lo ocupó en su día el Banco de Santander. Tras su marcha, quedó vacío durante muchos años. Los más de 3.000 metros cuadrados en dos niveles que tiene hacían complicada su utilización. Finalmente, la cadena de supermercados ha acabado con el abandono de un local diáfano que da a dos calles -Lauria y Sagasta- y que tiene sobre sí un rehabilitado edificio de oficinas.

La idea de Mercadona es empezar las obras a finales de este año. Posiblemente, la sala de ventas sólo ocupará la planta que está a la altura de la calle, dejando el bajo para el resto de instalaciones que requiere un supermercado como los que está abriendo Mercadona en los últimos años. Además del almacén, las tiendas de la cadena valenciana también cuentan con sala de formación para los empleados, zona de descanso, vestuarios y distintas zonas de máquinas.

En este centro, además de las medidas de ahorro energético que pone en marcha en cada súper, Mercadona también deberá hacer uso de un elemento clave que ya desarrolló hace tiempo: la descarga nocturna sin ruido. La ubicación es tan céntrica que el tráfico por las calles por las que tiene acceso es constante, además de ser vías estrechas, con lo que un trasiego de carga y descarga crearía problemas en pleno centro de la ciudad.

Cinco Días 21/09/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp