El comercio y el turismo prorrogan las rebajas

Septiembre es el mes de la vuelta al cole y la resaca de los gastos estivales. Pero este año todo es diferente. Los hoteles no han conseguido la ocupación de otros años, los restaurantes no llenan sus mesas y las rebajas no han vaciado los estantes de las tiendas de moda. Así las cosas, las empresas vinculadas al consumo tratan de recuperar clientes aunque para ello tengan que perjudicar aún más sus ya maltrechos balances.

Es lo que han hecho, por ejemplo, las principales cadenas hoteleras. Sol Meliá amplió hasta hoy su campaña 51.000 habitaciones desde 21 euros «ante la gran acogida que ha tenido». La promoción permite reservar estancias en hoteles de la cadena en España, Alemania, Portugal y Francia para disfrutarlas hasta el 17 de enero. El precio es por persona y noche y no se exige un número mínimo de estancias, que se pueden disfrutar en los hoteles Gran Meliá, Meliá, Innside, Tryp y Sol.

«En Accor pensamos que para ganar la batalla por la cifra de negocios en un contexto de crisis económica global es necesario más que nunca potenciar la demanda con ofertas atractivas, como la política de familia de Novotel o la promoción happy 20 de ibis», explican fuentes de la cadena, que tiene en España 68 hoteles de varias marcas. Accor no tiene dudas de que estas ofertas son efectivas. «En nuestro caso podemos demostrar que sí. Y ahí están los números. Cerca de dos millones de niños acogidos en los hoteles Novotel cada año, tres millones de miembros del programa de fidelización AClub en sólo un año… Al final los números nos confirman que lo importante a la hora de lanzar promociones, ofertas o programas de fidelización para nuestros clientes es que seamos capaces de aportarles valor añadido a largo plazo».

Las estadísticas corroboran que los hoteles están bajando precios para incentivar la ocupación. En el primer semestre las tarifas han caído un 16% en España, según Hotels.com. «Si no hay demanda, hay que bajar los precios. Ante situaciones extremas, hay que tomar decisiones extremas», explica Diego Lofeudo, director de Hotels.com para Europa, Mediterráneo y Asia.

El presidente de Paradores, Miguel Martínez, ha anunciado un giro en la estrategia comercial de la compañía pública para potenciar las reservas anticipadas y frenar la tendencia de los viajeros de esperar al último momento constatada este verano. A los viajeros que reserven en octubre para estancias en enero y febrero se les aplicará una tarifa desde 49 euros por una habitación doble. «Paradores quiere premiar la anticipación en la reserva. Es decir, vamos a ofrecer el mejor precio, las mejores condiciones a todos los clientes que realicen su reserva con antelación», afirmó. Paradores tiene 93 establecimientos.

En definitiva, el sector hotelero trata de fomentar la contratación anticipada. En el segmento online, la agencia de viajes Expedia suprimirá los recargos de penalización por cambio o cancelación en reservas de hoteles para «flexibilizar» y otorgar «confianza» a la contratación de estancias anticipada.

«Es muy importante hacer sentir al consumidor que está sacando el máximo partido de sus vacaciones. La eliminación de tasas por cancelación o cambio facilita encontrar grandes ofertas y reservar por adelantado con confianza y flexibilidad», explicó la directora de marketing de Expedia, Charlotte Gogstad, en declaraciones que recoge EP.

Expedia ha lanzado ofertas especiales para contratar paquetes vacacionales hasta finales de octubre, como la de disfrutar de tres noches en Portugal a 86 euros por persona, con vuelos desde Madrid a Lisboa incluidos.

Avis ha intensificado también su estrategia comercial de cara al otoño. «Somos conscientes de que mucha gente está decantándose por no viajar en temporada alta y está buscando la manera de rentabilizar al máximo su presupuesto», explica Yolanda Pérez, directora de marketing y ventas de Avis España. En su Especial Otoño Avis ofrece alquileres en una «amplia selección de destinos» desde 13 euros al día.

Ofertas en transporte

En el transporte, Renfe y la compañía de autobuses Avanza también han tomado posiciones. La compañía ferroviaria ofrece a través de internet 4.000 billetes de trenhotel a un precio a partir de 50 euros para viajar a destinos internacionales hasta el 31 de diciembre. Los billetes se pueden adquirir hasta el 13 de octubre para llegar desde Madrid y Barcelona a destinos como París, Zúrich, Turín y Milán. El operador tiene también otra oferta en marcha para viajar en clase preferente a precio de turista entre Madrid y Valencia y Alicante. Por su parte, la empresa de transporte en autobús Avanza ha lanzado descuentos de hasta el 33% en el precio de sus billetes para pasajeros que los reserven sus plazas con siete días de antelación.

«Este verano los buenos precios de destinos de media y larga distancia están potenciando en buena medida la venta de paquetes vacacionales, si bien es cierto que las costas e islas españolas siguen siendo un valor seguro para los clientes que quieren disfrutar de sus vacaciones a precios muy económicos», en opinión de Virginia Barbancho, directora de marketing de Rumbo. Una de las principales promociones de Rumbo es un crucero por el Nilo y estancia de cuatro noches en El Cairo (Egipto) desde 323 euros.

Las rebajas de otoño

Dos veces al año. Legalmente sólo puede haber dos campañas de rebajas por ejercicio para dar salida a la ropa de invierno y a la de verano. Pero hecha la ley, hecha la trampa. Prácticamente ninguna cadena de distribución permanece al margen de los descuentos de otoño. De hecho, en gran parte de las tiendas de moda sigue habiendo saldos de verano. Ni Inditex se libra. La compañía gallega siempre ha hecho gala de su política comercial, que esquiva la publicidad y las promociones y las circunscribe, exclusivamente a las rebajas.

Sin embargo, basta adentrarse en los establecimientos de la cadena Zara para descubrir prendas que no se vendieron en verano y que buscan comprador con precios de ganga. Lo mismo sucede en otras cadenas del grupo gallego, como Bershka, que persigue a un público femenino de menor edad.

Otros rivales han optado por la fidelización de sus clientes. El grupo sueco H&M también ha destacado en sus tiendas los precios más competitivos, pero además hasta hace unas semanas tuvo en marcha una promoción por la que descontaba a sus clientes el 20% del precio de su segunda compra.

Mientras Springfield, la cadena joven del grupo Cortefiel, bonifica con seis euros cualquier compra que supere los 30 euros. Otra de las divisiones de Cortefiel, Woman’ Secret se decanta por el descuento directo. La cadena de lencería ha rebajado un 15% determinadas prendas en una operación otoño que tan sólo se prolongará unos días.

Ni las cadenas de restauración se libran. El grupo Vips ha iniciado una de las campañas de promoción más agresivas del sector en los últimos meses. La cadena rebaja en un 40% el coste de las cenas en todas sus enseñas, eso sí, siempre que éstas se realicen entre domingo y jueves cuando las mesas reducen más su ocupación. Pero las mesas también se quedan vacías entre semana. Por eso el menú ejecutivo se multiplican. Es el caso de Dassa Bassa o El Chaflán.

La moda reinventa el ‘low cost’ para recuperar clientes

Primero fueron las aerolíneas las que se lanzaron al terreno low cost para arañar clientes que no veían atractivos los precios de las compañías tradicionales. Detrás fueron las empresas de alquiler de vehículos, los hoteles o incluso los supermercados de descuento (como Lidl o Dia) que ofrecen productos a precios mucho más competitivos que sus rivales tradicionales. Pero la moda -dejando al margen los outlets y las cadenas de oportunidades- no había entrado en este tipo de oferta comercial.

Sin embargo la crisis ha obligado a cambiar de estrategia.

Así ha hecho Mango. La cadena textil catalana ha lanzado este otoño una línea de productos bajo la etiqueta Think Up. Su lema: Special prices for creative living. Es decir, Precios especiales para un estilo de vida creativo.

Se trata de 90 prendas de su colección de otoño-invierno a las que se ha reducido el precio para captar consumidores. Desde el grupo textil explican que Think Up «nace como reacción a la difícil situación económica que existe en la actualidad a nivel internacional». Mango no es de las cadenas más caras, pero con esta línea trata de recuperar clientes que han podido abandonarla con la crisis. Su precio, desde nueve euros. La enseña de moda trata además de crear imagen de marca con esta etiqueta de bajo coste. Por ejemplo, a través de una web bajo el mismo eslogan que cuenta con un blog para compartir «alternativas a precios accesibles». Mango no ha sido la única en apostar por el low cost. Su competidora Zara ya hizo lo mismo antes del verano. El buque insignia de Inditex ya colocó en algunos productos la etiqueta Special Price y este otoño también mantiene en sus tiendas artículos de los que destaca su precio.

También las marcas de lujo tratan de abaratarse. El diseñador Custo Barcelona busca la innovación inventándose el neologismo lowxury, que ha presentado en la última semana de la moda de Nueva York. Prendas de diseño pero hasta un 50% más baratos gracias a la reducción de los costes de producción.

Estadísticas

Los datos de 2009

l Si se elimina el impacto de la inflación, las ventas del comercio minorista se redujeron hasta julio un 4,6%. En las grandes superficies, la reducción de ingresos fue ligeramente menor, del 3,6%.

l Los hoteles han recortado el 16% las tarifas en España en el primer semestre de este año. Las cadenas están intensificando las campañas de reserva anticipada para lograr elevar los niveles de ocupación.

l Las cadenas hoteleras han reducido sus ingresos en torno a un 17% en lo que va de año en España debido a la crisis económica. La ocupación ha rondado el 80%.

Cinco Días 21/09/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp