Tarragona: Las grandes superficies abren antes en busca de nuevos consumidores

El Corte Inglés abre media hora antes y Carrefour una hora más en virtud de la ley estatal, en conflicto con la Generalitat

Algunas grandes superficies de Tarragona han apostado por abrir antes sus comercios, en base a los nuevos hábitos del consumidor. Es el caso de El Corte Inglés, que desde el viernes ha adelantado su apertura media hora (9.30 h.) pero también la de su cierre. «Es para adaptarnos a la demanda y las nuevas necesidades de los consumidores. En septiembre hicimos una prueba piloto en distintos centros de Catalunya y funcionó muy bien. Ahora hemos modificado el horario en el resto de centros catalanes. Abriendo media hora antes damos un mejor servicio a nuestros clientes y nos acercamos a aquellos que llevan a sus hijos al colegio por la mañana. Seguimos abriendo 72 horas, que es lo que permite el Govern, sólo hemos avanzando la hora de apertura y cierre», dicen El Corte Inglés.

También Carrefour ha adelantado una hora su apertura pero sin retrasar la de cierre y, por lo tanto, abre 13 horas al día. Esa decisión ilustra el conflicto entre normativas. Por un lado, está la estatal. En julio el Gobierno de Rajoy aprobó un decreto por el que las tiendas podían abrir hasta 15 horas diarias, en contra de las 12 que marca la ley catalana (72 horas). Carrefour o Alcampo aplicaron la norma estatal.

Esta misma semana el Govern aprobaba el decreto de medidas para «preservar el modelo comercial catalán», ante el Real Dereco Ley español, de «ordenación de equipamientos comerciales que invade competencias de la Generalitat», según el Govern. Pimec Comerç, entre otros, lo celebró pero el conflicto está presente. La ley básica estatal en materia de liberalización de horarios comerciales prevalece sobre la autonómica, según el Ministerio de Economía. Así lo han manifestado después de que la Generalitat aprobara el decreto.

Sea como sea, otras superficies también se han interesado en abrir antes. Es el caso de Eroski:  «De momento seguimos igual aunque, como centro urbano, estamos estudiando modificar el horario para que sea más cómodo para el cliente. Moviéndonos siempre dentro de la legislación vigente. Siempre nos hemos adaptado a lo que demanda el mercado», dice Joan Manuel Robles, gerente en Tarragona. Un híper como Mercadona no se plantea cambios: «Hacemos las 12 horas permitidas por la ley catalana. No tenemos previsto modificar nuestro horario». Tampoco Día lo contempla: «No tenemos un plan para ampliar el horario».

 

Voces a favor y en contra

Más allá del avance de la apertura, se vuelve a poner en el centro del debate la liberalización de horarios comerciales, con posiciones encontradas. Algunas, a favor, como la de Pedro García, portavoz de la Asociación de Asociación de Grandes Empresas de Distribución (AGED):  «Carrefour no está incumpliendo ninguna ley, el Real Decreto del Gobierno permite abrir 90 horas semanales. No existe ningún conflicto.  Los centros están acomodando sus horarios a la demanda. La ampliación beneficia a muchos consumidores. Para adecuar sus nuevos horarios, las empresas negocian con sus plantillas ampliaciones de jornada, cambios de turno… La ampliación tiene un impacto positivo sobre el empleo: desde que se liberalizaron los horarios han aumentado las contrataciones».

Facua, en cambio, se posiciona abiertamente en contra: «Provocará el cierre de pequeños y medianos comercios al no poder competir. Este cambio de modelo impediría a los consumidores el acceso a otras fórmulas comerciales que no fueran grandes empresas de distribución. La liberalización no mejora la calidad del servicio, no existen evidencias de que una mayor apertura mejore la calidad del sistema comercial y tenga con ello beneficios directos para los consumidores».

 Por su parte, Organización de Consumidores y Usuarios entiende las modificaciones. «Una norma que permita la apertura en festivos no implica obligación de abrir para ningún establecimiento, sino que tan solo les otorga esa posibilidad. Lógicamente, cada establecimiento decide, según su política comercial y valorando si le es rentable, lo que sea más adecuado. El consumidor que quiera tendrá la posibilidad de comprar en un horario más amplio, pero nunca la obligación. Para muchos es una necesidad cada vez mayor disponer de flexibilidad y amplitud de horarios comerciales y de servicios».

Facua recomienda a los consumidores que «no se dejen engañar por el debate interesado de las grandes empresas que pretenden vender la liberalización de horarios como algo positivo. Además de erradicar el pequeño comercio a largo plazo, hay datos que avalan que no se genera empleo, sino todo lo contrario».

Los pequeños comerciantes creen que una liberalización acabaría por dar la puntilla al sector, ya mermado por la crisis, como de Eduard Mañas, de la Federació d’Unió de Botiguers de Tarragona: «No se entiende algo así en época de crisis, cuando la gente no tiene dinero para gastar».

 

Diari de Tarragona 03/11/2012 (Ver noticia)

 

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp