Valencia: Cuatro entidades vecinales y de comerciantes se unen a favor de las terrazas en el Carmen

Las alegaciones a la reducción de horarios reclaman más cortes de tráfico al argumentar que son la verdadera fuente de ruido

MEDIDAS CAUTELARES

Cortes de tráfico. Todavía no se ha puesto en práctica pero la idea es que se limiten a las noches durante los fines de semana.

Lateros. Más presencia policial para erradicar la venta de cerveza en la calle y los manteros, mercadillo que se sitúa en la calle Caballeros hasta la madrugada.

Tiendas de conveniencia. Los comercios que se dedican a la venta de comida para llevar sí que han reducido ya sus horarios..Cuatro asociaciones de vecinos y comerciantes del Carmen han presentado alegaciones para que no se reduzca el horario de las terrazas de los bares y la lucha contra el ruido se concentre en medidas contra el tráfico de vehículos. La iniciativa tiene el apoyo de la Federación Asociaciones de Vecinos y Ciudadanos del Carmen, según apuntó uno ayer de sus representantes, Joan Antoni Rodilla.

El Ayuntamiento tiene ahora en exposición al público las medidas definitivas de la zona acústicamente saturada (ZAS), impuesta por sentencia judicial tras ganar el pleito otra de las asociaciones vecinales de esta parte de Ciutat Vella, Amics del Carme. Sin duda, la más perjudicial para los hosteleros es la restricción en 30 minutos del horario de cierre de las terrazas.

Esta es la propuesta del gobierno municipal, aunque Amics del Carme va más allá en sus alegaciones. Como publicó LAS PROVINCIAS, la petición de esta entidad pasa porque el horario de cierre de todos los locales de ocio, no sólo las terrazas, se adelante hasta treinta minutos después de la medianoche. La concejala de Sanidad, Lourdes Bernal, comentó el pasado jueves que no se aprobará este propuesta, al considerarla excesiva.

Sobre las alegaciones de la federación, Rodilla dijo que las mediciones de los sonómetros «demuestran que el origen del ruido es el tráfico y no el ocio», para citar como ejemplo que en una misma plaza «el ruido es superior en la parte abierta a la circulación que donde se sitúa la terraza». Esa es la razón de que pidan fuertes restricciones al paso de vehículos, especialmente las noches de los fines de semana, en las denominadas calles 30, donde la velocidad máxima permitida es de 30 kilómetros por hora.

El documento está firmado por la asociación de vecinos y comerciantes del Carmen, la del centro histórico, una tercera llamada de actividades diversas de Unión Gremial y, por último, la asociación Ciutat Vella Viva. La federación que acoge los aspectos comunes de las alegaciones está constituida desde hace años, aunque «dormida» a la espera de iniciativas como la de ahora. Rodilla aseguró que hay 75 peticiones particulares a la normativa que se quiere aprobar.

Fuentes del ruido

Reclaman la permanencia del horario de las terrazas porque ocupan «el noveno lugar en las preocupaciones de los vecinos, según ha quedado claro en una encuesta reciente.» El Ayuntamiento, en su plan contra la contaminación acústica, estudió las fuentes del ruido y en el caso de Ciutat Vella, el tráfico tiene una especial importancia.

«Hay calles que suponen ejes viarios importantes y quedarían abiertas, pero las transversales podrían cerrarse al tráfico». Quedarían habilitadas para el paso de vecinos, con zonas reservadas para la carga y descarga de los comercios del Carmen. La propuesta se completa con la petición de más aparcamientos en altura en el centro histórico.

«Sólo están los casos de uno en la plaza Cisneros y otro en la calle Embajador Vich, cuando hay muchos solares que podrían servir para este propósito», recordó Rodilla, quien sí que se mostró de acuerdo con la regulación de las terrazas de los bares de la zona.

El Ayuntamiento ha obligado este año a «renovar las licencias presentado planos y medidas de la superficie que se quiere ocupar. Es una medida acertada», dijo en referencia a las críticas de Amics del Carme sobre la ocupación excesiva, que impide el paso a los peatones en algunas calles.

Rodilla forma parte de Unión Gremial, que engloba también a comerciantes que no se dedican a la hostelería. Citó como ejemplo la necesidad de soterrar los contenedores de recogida de residuos. «No puede ser que en lugares como la Lonja, declarada Patrimonio de la Humanidad, los contenedores no estén de esa manera».

Además, el portavoz de la entidad opinó que los grupos de contenedores son una fuente de suciedad continua, no sólo por la basura sino también por los orines, al aprovechar muchas personas los huecos entre los depósitos.

«También reivindicamos prioridades como más inversiones sociales y para la tercera edad, equipamientos sanitarios y colegios», se matiza en el comunicado enviado para anunciar las alegaciones.

La Federación de Hostelería también ha anunciado alegaciones en favor del mantenimiento de las terrazas. Amics del Carme, por su parte, considera que con lo que denomina «pseudo-ZAS», el Ayuntamiento «no busca restablecer el equilibrio entre el ocio y el descanso sino relativizar la degradación como un mal inevitablemente crónico y hasta necesario».

Las Provincias 12.10.2010 (Ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp