Valencia: El Instituto de la Vivienda pone a la venta 22 locales vacíos en el centro histórico para evitar que se metan a vivir grupos marginales

El Instituto de la Vivienda (Ivvsa) pone a disposición de los comerciantes de Valencia los locales comerciales situados en promociones ya terminadas y que no han sido adjudicados hasta la fecha.

La medida, cuyo primer objetivo es «dinamizar» los barrios, en palabras de un portavoz del Ivvsa, también permite matar dos pájaros de un tiro, recurriendo al refranero popular, evitando que la inactividad facilite su ocupación ilegal por parte de colectivos marginales o reivindicativos, como suele suceder en el centro.

La oferta está dirigida únicamente al comercio de barrio, pues no se aceptarán peticiones de grandes cadenas, con la idea de impulsar el tejido del pequeño comercio, el más característico de Ciutat Vella. Además, de esta forma el Instituto da salida a inmuebles que en muchas promociones acaban sin adjudicarse y sin uso.

Las mismas fuentes explicaron que en la actualidad existen 22 locales vacíos, por lo que animaron a los comerciantes interesados a acercarse a las sedes del Ivvsa para informarse de las posibilidades de acceso. Aunque no matizaron los precios, destacaron que en todo caso se trataría de una cantidad por debajo del precio de mercado, teniendo en cuenta que están incluidos, la gran mayoría, dentro de promociones públicas del Instituto.

Además, consideraron que poner en el mercado los locales puede servir de ayuda contra la crisis, al fomentar la actividad comercial, y por tanto, el consumo.

A principios de mes, el Ivvsa, que pertenece a la Conselleria de Territorio, sacó a la venta 62 locales comerciales y 75 garajes en diferentes municipios de la Comunitat, entre ellos Valencia. Aunque los bajos del centro no están incluidos, la iniciativa del Instituto público parte de la misma base.

«Mejorar la calidad de vida en los barrios y revitalizar grandes zonas urbanas», dos de los objetivos de la medida en palabras de Javier Sogorb, gerente del Ivvsa, se pueden aplicar perfectamente a la oferta que afecta al centro.

El carácter público del Instituto ha motivado que en muchas ocasiones estos locales sean cedidos a asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro. En total, según apuntaron las citadas fuentes, en el centro hay 33 locales ocupados por este tipo de entidades.

Buena prueba de la situación es la plaza del Árbol, en la confluencia de las calles Baja y Santo Tomás. La promoción de 21 viviendas, ya entregadas y ocupadas, estaba acompañada de una serie de locales que quedaron cerrados.

En un principio, una puerta metálica y un candado bloqueaba el acceso, pero tras las reiteradas ocupaciones se han instalado planchas metálicas fijadas con cemento para frenar el problema.

Al lado, en la calle Santo Tomás, el Ivvsa tuvo que levantar un murete para evitar el acceso a los bajos y los patios de las nuevas viviendas, donde además de las habituales ocupaciones se habían producido hasta robos de elementos de carpintería. Todo esto sin ni siquiera haber entregado las viviendas a los adjudicatarios.

Último sorteo

A mediados de mes, el Instituto organizó el último sorteo de viviendas en el centro hasta la fecha. En total, se adjudicaron 22 viviendas ubicadas en diferentes calles entre 1.150 aspirantes. El dato llama la atención, ya que supone una media de 52 interesados por piso.

Si se compara con sorteos similares de años anteriores, es decir, de pisos en régimen de venta, se desprende que la demanda de vivienda protegida en el centro ya no es tan elevada. Por ejemplo. Para las 21 viviendas de la plaza del Árbol el número de solicitantes fue de 2.400, lo que arroja una media de 114.

En 2006, los 62 inmuebles de la calle Arolas llamaron la atención de 9.000 solicitantes, es decir, 145 por cada una de las viviendas.

Las Provincias 27.07.09

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp