Valencia: Las obras de ampliación de la línea 2 de metro causan el cierre temporal de comercios en dos barrios

Aspecto que presenta el cruce entre Reino de Valencia y la calle San Valero, donde los comercios aparecen tapados con lonas. Las obras de ampliación de la línea 2 de metro que permitirán la conexión entre la zona del cauce a la altura de las torres de Serranos y el barrio de Nazaret, supondrán un gran avance en las infraestrucutras de la ciudad, aunque para los comerciantes de las zonas afectadas por las obras, están suponiendo un verdadero calvario. Las molestias llegan hasta el punto de que varias tiendas de los barrios de Monteolivete y Ruzafa se han visto obligadas a cerrar sus puertasdurante las obras o a dejar de abrir los sábados.

En el caso de Reino de Valencia, el primer tramo de la avenida -en sentido Peris y Valero- permanece cortado desde el pasado viernes 4 de julio hasta su cruce con la calle San Valero. Los comerciantes han tenido que tomar medidas tan drásticas como la de cerrar el negocio durante el tiempo en que duren las primeras obras, trasladar la tienda a otras zonas o dejar de abrir los fines de semana.

Mónica, encargada de una tienda de telefonía móvil, reconoce que hay días en los que su comercio factura 0 euros, lo que no sólo supone una falta de ingresos, sino «un gasto de luz y electricidad por mantener abierto». Además, asegura que con las obras, han surgido algunos problemas de suministro eléctrico por la antiguedad de los tendidos. Así, a pesar de que reconoce que el negocio iba «fenomenal», ahora se verán obligados a cerrar su tienda durante una quincena en agosto y dar a los trabajadores «vacaciones forzosas» por el descanso obligado.

Algo parecido es lo que ha ocurrido en una agencia de viajes de la avenida, cuyos dueños, cansados de ver cómo el negocio desembocaba en todo lo contrario, decidieron trasladarse a una calle cercana del barrio.

En otros comercios se ha optado por no abrir los sábados por el escaso flujo de clientes que vienen recibiendo los fines de semana.

Marina, una dependienta de una tienda de bolsos asegura que la caída en las ventas ha sido «muy notoria» y se lamenta de que a las obras del metro se haya unido también el factor crisis. Ella se muestra además temerosa de que pudieran surgir restos arqueológicos o cualquier contratiempo en la zona y se prorrogue la obra. «Defiendo la arqueología, pero también mi economía», ironiza.

En el caso de la zona de General Urrutia, numerosos establecimentos y comercios están sufriendo pérdidas económicas importantes. La calle General Urrutia permanece cortada desde hace dos años lo que provoca que vecinos y comerciantes encuentren dificultades a la hora de acceder a sus viviendas y comercios. Uno de los establecimientos más afectados es la horchatería ubicada en esta calle, que no puede mantener abierta la terraza a causa de las obras, y se ve obligada a cerrar los sábados por falta de clientela.

La ascociación de vecinos de Avenida de la Plata-General Urrutia, culpa a la empresa constructora de los retrasos, y reclama una reunión urgente con el Ayuntamiento. Por ello, el pasado viernes celebraron una reunión extraordinaria con el fin de enviar un escrito al conseller de Infraestructuras, pidiendo una reunión urgente que explique los motivos del retraso de las obras. La última reunión que los vecinos mantuvieron con el Ayuntamiento tuvo lugar el pasado once de abril, y en ella se aseguró que en el mes de julio la calle estaría abierta al tráfico de nuevo. Sin embargo, los miembros de la asociación de vecinos denuncian que «tan sólo se van a abrir dos carriles al tráfico durante la celebración de la Fórmula 1, y en septiembre se volverá a cortar la calle hasta 2010».

Las Provincias 14/07/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp