Alicante: La reurbanización del centro histórico se completará con la mejora de siete calles

El Ayuntamiento de Alicante completará la reurbanización de las calles del centro histórico con la reforma de las calles Colón y Navas en los próximos meses, mientras que a final de año o principios del próximo acometerá Bailén, Bazán y Jerusalén. Además, el acceso norte al centro histórico también se mejorará con la reforma de las calles San Vicente y Calderón. El objetivo de todas estas actuaciones es mejorar la accesibilidad de los peatones para dinamizar el comercio.

La calle Colón, que se reurbanizará entera, es una de las que tiene las aceras en peor estado. También Navas ofrece mal aspecto pues, salvo el tramo que se renovó entre Pascual Pérez y Alfonso El Sabio, el pavimento es muy antiguo y parcheado, pues existen hasta tres clases diferentes en un mismo tramo. Además, los coches aparcados en las esquinas y la estrechez de las aceras «dificultan el tráfico peatonal» lo que ha generado «una recesión en el comercio de la zona, incluso el cierre de algunas tiendas», según indica el proyecto redactado por la Concejalía de Comercio, en el que se apunta que primero se trabajará en la calle Colón y después en Navas. La actuación está pendiente de adjudicar, por lo que podría empezar en un par de meses y el plazo de ejecución es de medio año. Su presupuesto asciende a 469.037 euros. En esta obra se ampliarán las dos aceras cambiando las actuales losetas por otras de granito nacional y se habilitará un carril de circulación más una banda de aparcamiento en cordón.

La reforma del centro histórico -entre Alfonso El Sabio y la Explanada- concluirá con los proyectos para la calles Bailén, Bazán y Jerusalén, que ya se han comenzado a redactar.

Mientras, el área de Atención Urbana llevará a cabo la mejora de las calles Calderón y San Vicente, aunque esta actuación estará condicionada por las hileras de palmeras, que hay que preservar. El proyecto del departamento de Andrés Llorens señala que «las aceras se pavimentan con un material pétreo y noble, como es la baldosa de granito» y se aplicará un tratamiento, limpieza y pintura sobre el mobiliario urbano, las pilonas, los bancos y las farolas de fundición. En el alumbrado no se prevén reformas pues «está en buenas condiciones y no precisa de actuación».

El Ayuntamiento prevé la necesidad de reducir la anchura de la calzada durante las obras, que se ejecutarán divididas en dos fases, una por cada acera y durará seis meses. También se necesitará reducir los carriles, en ocasiones dejando uno solo y se habilitarán pasarelas de seguridad para facilitar el acceso de peatones a las viviendas y comercios.

Diario Información 20/02/2010

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp