Alicante: Los comerciantes exigen reducir la superficie de venta en la estación

La pretensión de la sociedad Avant de crear una superficie comercial de 25.000 metros cuadrados en la nueva estación intermodal que se construirá con motivo de la llegada del AVE a la ciudad y anunciada en el documento que se ha remitido al Ayuntamiento, ha disparado la alarma entre los comerciantes de la ciudad. Consideran que esta previsión es «desorbitada» y advierten de que su aprobación causará un grave perjuicio a los pequeños y medianos comerciantes de la ciudad en general, y en particular a los barrios colindantes. Argumentan que se verán afectados por la competencia que supone la implantación de una zona comercial de grandes dimensiones como la que se proyecta y que permanecerá abierta todos los días del año.

José Ballester, presidente del Colectivo de Comerciantes por Alicante, que integra a la mayoría de las asociaciones del sector en la ciudad, expresaba ayer su sorpresa por la amplitud de la superficie comercial prevista por Avant. Considera que de llevarse a cabo, «tal como está el mercado se hará un daño irreparable al comercio tradicional de la ciudad, además de que obligará a cerrar muchos pequeños comercios».

El representante del sector comercial en Alicante recordaba que ya en 2005, durante la tramitación de la primera propuesta del Plan de Reforma Interior de los terrenos del sorterramiento, el Colectivo de Comerciantes por Alicante logró alcanzar un acuerdo verbal con la entonces concejala de Urbanismo y ahora alcaldesa, Sonia Castedo, para el establecimiento de una superficie para uso terciario de 25.000 metros cuadrados.

Cantidad que se repartía en 14.000 metros cuadrados para uso comercial y 11.000 de uso hotelero, por lo que rechaza frontalmente que ahora se hayan separado los metros destinados a hoteles para incrementar la superficie comercial, además de establecerse 10.000 metros más para oficinas. Una situación que le lleva a reclamar que se respete el acuerdo con el Ayuntamiento y no se abuse del comercio,como se pretende, para poder financiar las actuaciones previstas por la empresa estatal Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). «Al final no se sabe qué hacer con tanta superficie comercial», sentenciaba Ballester molesto con los nuevo planteamientos de la sociedad Avant, impulsora de las obras del soterramiento de las vías.

Por su parte, Concha Ibáñez, presidenta de los comerciantes del barrio de Benalúa, una de las zonas de mayor afección por la implantación de la nueva zona comercial, mostraba su criterio contrario a la propuesta de Avant y argumentaba también que las negociaciones que se llevaron a cabo hace años con el Ayuntamiento fue para rebajar la superficie comercial que se había previsto. Por ello, se pregunta si «es que ahora se han roto las reglas del juego», y demanda «un trato igual para todos y que no se beneficien a unos pocos en detrimento de otros ».

A su juicio la creación de una zona comercial de grandes dimensiones en la futura estación «supondrá un duro golpe para el sostenimiento del tejido comercial de la ciudad que está ya bastante fastidiado».

Ibáñez añadía que «si queremos que se muera el comercio de Alicante, que se abran nuevas superficies comerciales y así nos vamos todos a casa», indicaba molesta con la perspectiva futura que se les abre con la estación intermodal.

Los comerciantes de Benalúa recuerdan que ya existen grandes superficies comerciales en la zona, como El Corte Inglés, y difícilmente podrían soportar el aumento de una nueva zona que les hará la competencia. Por ello, Concha Ibáñez se muestra partidaria de que se mantenga el acuerdo consensuado sobre la implantación de establecimiento comerciales.

La Verdad 18/07/2012 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp