Benidorm: Un centro poco comercial

Tras salvar el escollo de las críticas y las irregularidades detectadas durante su construcción, el centro comercial de la Estación de Autobuses de Benidorm, la única gran superficie del municipio, inició hace poco más de un año su andadura para convertirse en un referente de compras. Un año después, sigue sin lograr despegar y sólo cinco establecimientos siguen abiertos.

Soportó las críticas iniciales del pequeño comercio, temeroso por que el desarrollo de una gran superficie de tiendas desplazara la actividad comercial desde el casco urbano y les restara clientes. Pero no sólo eso. También logró que el Ayuntamiento de Benidorm acabara legalizando el exceso de obra detectado en su construcción y, por el cual, el empresario alicantino Enrique Ortiz creó una superficie comercial de 10.000 metros cuadrados, pese a que en el proyecto inicial sólo se contemplaba una pequeña área destinada a tal fin y con el único objetivo de poder ofrecer un «servicio mínimo» a los usuarios de la terminal de autobuses. Sin embargo, el mayor escollo del «Shopping Center La Estación» todavía estaba por llegar.

En diciembre de 2008, el Ayuntamiento otorgó la licencia de ocupación al centro comercial, el parking y el hotel de 75 habitaciones de la Estación de Autobuses. Meses después, en abril, empezaron a abrirse al público las primeras tiendas de esta superficie, entre ellas un supermercado y otras de ropa, artículos deportivos, telefonía móvil, videojuegos, óptica y decoración, hasta ocupar once de los veinticuatro locales destinados a establecimientos comerciales y distribuidos a lo largo de dos plantas. Algunas de estas tiendas apenas aguantaron hasta después del verano y, desde el pasado otoño hasta la actualidad, se han sucedido los cierres. A día de hoy, el centro comercial sólo ha logrado mantener en activo la superficie de alimentación y otras cuatro tiendas, tres en la tercera planta y sólo una en la primera. Y la perspectiva no es mucho mejor, debido a que la crisis ha frenado en seco la inversión y pocos son los que se atreven a embarcarse en nuevos proyectos empresariales de cualquier tipo.

Ante esta situación, algunos de los trabajadores de los comercios creen que es «necesario un impulso, lo que sea» para lograr que el centro comercial de La Estación pueda despegar por fin. «Somos pocas tiendas y, encima, no se ha buscado ningún otro elemento que atraiga al público y anime un poco esto, como algún establecimiento de ocio o restauración -sólo hay una pequeña cafetería en la terminal de viajeros-, para intentar que venga más gente y, a su vez, anime a abrir nuevas tiendas», señalaron días atrás algunas dependientas consultadas.

Igual que los empleados opinan los usuarios del centro comercial, pero sobre todo los del servicio de autobuses, justo a los que iba destinada la pequeña superficie de tiendas proyectada inicialmente. Éstos últimos se quejan de que «ni siquiera hay un quiosco de prensa para poder comprar un periódico, una revista o un libro para el viaje» en bus.

Diario Información 31/05/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp