Cafeterías, restaurantes y yogurterías tiran del negocio inmobiliario del centro turístico de Valencia

Si se puede, mejor evitar riesgos. Los negocios de hostelería son una alternativa recurrente en tiempos de crisis, pero no vale cualquier emplazamiento. A pesar de que la oferta actual en el centro de Valencia es mucha, la práctica ha demostrado que hay cabida para nuevos intentos.

La muestra está en la apertura de nuevos restaurantes y cafeterías, además de establecimientos hasta hace unos años inéditos, como la yogurterías o las tiendas de gominolas para adultos para los locales más pequeños.

El director del grupo inmobiliario Ferrán en Valencia, Jorge Quevedo, señala que los mejores emplazamientos para este tipo de negocio se sitúan en la calle Rivera, situada entre la calle Xàtiva y la plaza del Ayuntamiento; además de Navellos y Muro de Santa Ana, situadas entre la plaza de la Virgen y el río Turia; y la plaza de la Reina, entre la calle de la Paz y la catedral.

PRECIOS DE ALQUILER

Comparando los precios ofertados en estas zonas, la calle Rivera ronda los 20 a 25 euros por metro cuadrado, mientras que en Reina y Navellos la cifra puede superar los 30 euros el metro cuadrado por la escasez de locales disponibles y el alto flujo de potenciales clientes.

Como ocurre en el negocio de los bajos comerciales en el resto de zonas de la ciudad, la superficie y la disponibilidad de salidas de humos afecta de forma directa al precio. Mientras que los locales de menos de 100 metros tienen un precio más elevado, los que superan esas dimensiones dependen de la otras características complementaria para ser útiles en hostelería o comercio al detall.

Si el local dispone de salida de humos, la rentabilidad potencial del local en estas zonas se eleva y, con ella, el coste de alquiler. De no se puede adecuar a la instalación de cocina, la oferta de ocupantes cambia. Aunque la calle Ribera compagina tanto un uso como otro, en el caso de Reina y Navellos, la hostelería se impone de un modo abrumador.

YOGURTERÍAS Y TURISTAS

En el caso de las tiendas de helados de yogur las principales franquiciadoras en España son Llaollao, Smöoy, Yogen Früz, Yogurtlandia, Yogurtería Di Breda y Ömygood! y prácticamente todas cuentan con establecimiento en Valencia.

La opción preferente en este caso son las zonas turísticas ya que, si en verano su público puede ser tanto local como extranjero, con la bajada de las temperaturas la demanda se mantiene gracias a los turistas del centro y norte de Europa que siguen consumiendo este producto también en invierno.

Aunque el coste de la franquicia cambia según las marcas franquiciadoras, la inversión inicial es de unos 60.000 euros para locales de una superficie a partir de 25 metros, preferentemente con terraza. El canon de entrada se sitúa en unos 10.000 euros y se debe aportar a la marca un 2,5% de la facturación global del estableciemiento.

GOLOSIMAS Y EJECUTIVOS

Caso distinto es el de la tiendas de golosinas al peso, que iniciaron su actividad hace unos años, pero mantiene una buena aceptación en el público adulto en las zonas de tiendas y por parte del personal de oficinas, especialmente tras la prohibición del consumo de tabaco en los centros de trabajo, según los expertos.

En el centro de Valencia, el mercado está dominado por la clásica Casa de los caramelos, pero también por firmas más recientes como Belros, Onza y, más recientemente por Dr Sweett. En su caso se requiere una superficie de entre 30 y 40 metros cuadrados y la inversión mínima ronda los 25.000 euros.

Valencia Plaza 24/11/2012 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp