Castellón: Descuentos para salvar las ventas

Regalos por compra, descuentos en artículos y ofrecer productos más económicos son algunas medidas adoptadas por los comercios de Castellón

 

La caída de las ventas durante los últimos meses en los comercios del centro de Castellón ha obligado a sus propietarios a plantear nuevas estrategias para reactivar el negocio. Muchos ya han comenzado a lanzar ofertas y descuentos y otros se ven obligados a plantearse estas medidas para afrontar la situación.

 

Desde una de las asociaciones de comerciantes de la zona confirman esta caída y cada negocio, en función de su actividad, aporta unos porcentajes. «Entre un 20 y un 25%» ha visto caer sus ingresos Antonio García Pintor, propietario de una de las tiendas de la calle Enmedio. Antonio reconoce que todavía no ha bajado los precios de los artículos, pero dice que «de cara a enero» se propone aplicar descuentos sobre los «precios fijos».

 

Sin embargo, otros comercios como el de Carmen Simó, dueña del negocio de ropa femenina Dolores, ya han tomado medidas para no prolongar la disminución de ingresos. «Hemos notado mucho la crisis, por eso lanzamos una oferta en la que por la compra de dos prendas cualquiera, la clienta se lleva una tercera de regalo», explica Carmen.

 

Gustavo, propietario del establecimiento deportivo 42 y pico tiene claro como actuar. «Prefiero venderlo por menos y que no me coman las facturas». En su caso, la tienda ha lanzado varios descuentos con motivo de los últimos acontecimientos deportivos celebrados en la capital y afirma que «pese a todo se vendió».

 

No todos los minoristas del centro están a favor de las rebajas fuera de plazo, como la tienda de ropa premamá Antojos. En este sentido, Ana, dependienta del negocio afirma que «es tirarse tierra encima, porque si ahora se aplica el descuento, la gente siempre se esperará a rebajas para comparar». No obstante, con motivo del 20 aniversario de la apertura, la propietaria pensó «poner un 20% a partir del noviembre», al margen de las dificultades económicas. Aunque la venta de prendas para embarazadas se resiente, éste es un mercado seguro, ya que «no les queda más remedio que comprarse ropa», apunta Ana, pese a que «si antes se compraban cuatro conjuntos, ahora compran dos».

 

Pero no todos los autónomos pueden modificar los precios de sus productos para combatir la crisis. Paco Segarra, que regenta una tienda de ropa infantil en Castellón afiliada a Cèntrics, asociación de comerciantes de la zona centro, se muestra a favor de aplicar descuentos para no almacenar stock, pero no es una medida válida para todos sus artículos, puesto que es el fabricante que suministra el producto el que fija los precios.

 

El ahorro de los castellonenses ahoga a algunos negocios familiares. Uno de los comercios de la calle Alloza, que prefiere mantener su anonimato, habla de una caída «del 30% en los ingresos». En este caso, la medida para frenar el descenso no apuesta por los descuentos, sino por «buscar productos más económicos», porque «ajustar precios siempre es la solución».

 

El comercio no sólo mira a los consumidores en tiempos de crisis, también centra su atención en la administración local a la que solicita «ayudas». «Desde octubre las calles del centro están vacías porque todos los eventos los trasladan a la plaza de España», denuncia Segarra.

 

Fuente: Las Provincias 15.11.08

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp