El comercio alicantino calcula en 120 € el gasto medio por alicantino esta Navidad, 55 menos que el año pasado

El pequeño y mediano comercio alicantino afronta la campaña de Navidad con ganas pese a la crisis y apela a la imaginación para atraer al cliente con mejores escaparates, decoración y atención personal. Después del gran batacazo de 2007, cuando el gasto medio por persona en la provincia se redujo de 300 a 175 euros, este año volverá a bajar, pero no tanto, unos 55 más, y rondará los 125. El recorte se notará más en los regalos que en las compras para la cena de Nochebuena, Nochevieja y muchos consumidores están escalonando sus compras.

Este año no se venderá besugo, gamba roja o cordero pero sí pescadilla o pollo. El consumidor invertirá en alimentación, donde se notará el recorte será en los regalos» y quizá en el ocio, afirma el secretario general de la Federación del Pequeño y Mediano Comercio de Alicante (FACPYME), Francisco Rovira. Fórmulas como el amigo invisible serán elegidas por muchas familias a la hora de regalarse y también un gran número de consumidores ha optado por comprar los juguetes y demás artículos con tiempo, desde primeros de noviembre, para evitar las subidas de última hora.

Según FACPYME, el gasto medio por alicantino durante la campaña de Navidad de la crisis oscilará entre 120 y 150 euros, unos 55 menos que el pasado ejercicio, que fue el que experimentó el mayor recorte de los últimos ejercicios, pasando esta inversión de 300 euros de media por persona a 175 para afrontar la subida de las hipotecas que ya se notaba por entonces. Quizá por ello reina cierto optimismo en la patronal del sector, que espera «mantener las cifras» porque la Navidad, pese a la crisis, es la época en que venden «el 80% de los establecimientos, tanto el sector del juguete como el regalo, cestas de Navidad, turrón y en general alimentación». A priori es una época de consumo «y por lo que venimos observando somos optimistas por que aumenten las ventas».

Los comercios se están preparando para recibir a los clientes, y «en esta época de crisis profunda es mejor hablar de soluciones. Con esfuerzo, fórmulas innovadoras e imaginación, haciendo lo que otros no hacen, tienen las de ganar y la propia amenaza de desaceleración del consumo puede convertirse en una importante oportunidad de negocio. Es el caso de empresas que están recurriendo al trueque», apuntó.

El puente de la Constitución, en el que abrirá el comercio, será el termómetro de la campaña de Navidad, y de cómo se inicie dependerán los 10.000 puestos de trabajo eventuales que suele generar el sector, del que forman parte unos 26.000 establecimientos en la provincia. En la última campaña entre 4.000 y 7.000 comercios se quedaron sin cubrir la demanda para Navidad, sin embargo para este año la perspectiva es diferente y puede suceder lo contrario, que el sector atraiga temporalmente a muchos de los trabajadores que se han quedado en paro en la provincia a causa de la crisis pese a que estos puestos de trabajo solían ser ocupados por estudiantes.

Pedro de Gea, presidente del Colectivo por Alicante, que agrupa a unos 3.000 establecimientos en toda la ciudad, indica que el consumidor «se ha moderado por fuerza y está haciendo las compras escalonadas desde primeros de este mes (noviembre) porque no quiere sorpresas». El Colectivo augura que más que en Navidad esperan una buena campaña para Reyes y en general «no será tan catastrófica como se preveía».

Fuente: Diario Información 28/11/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp