El comercio, de capa caída hasta marzo

El comercio ve la Navidad como el enésimo intento de recuperación. Pero ansiar que los clientes regresen a las tiendas, tirar los precios y hacer ofertas casi permanentes puede que no sea suficiente. «En mi opinión, las Navidades no van a ser buenas, sino todo lo contrario», asegura Jorge Riopérez, socio responsable de consumo e industria de KPMG. Una tendencia que, a su juicio, se mantendrá durante la próxima temporada de rebajas. «Si la gente tiene estabilidad empieza a consumir, pero si hay una concatenación de malas noticias la tónica seguirá siendo la misma», augura Riopérez.

Pero todo puede cambiar. Solo se necesita que se den las circunstancias adecuadas y el consumo comenzará a remontar el vuelo. Simplemente, porque los españoles llevamos el ir de compras en la sangre. «El español es un consumidor nato, nos encanta comprar y si hay cierta estabilidad el consumo comenzará a despuntar», prevé el responsable de KPMG. «Siempre que haya tres o cuatro meses de estabilidad, sobre todo en cuanto al déficit público, y cierta estabilidad internacional empezaremos a registrar un crecimiento moderado». Una estabilidad fuera de España que tiene que venir del otro lado del Atlántico. «Se necesita que Estados Unidos entre en una senda positiva, eso tendría un claro efecto en el consumo y una vez avance el año se irá reconstruyendo la confianza de los consumidores», justifica Riopérez.

Pero que el consumo aproveche la próxima Semana Santa para salir del letargo en el que lleva inmerso desde hace años no significa que toda la distribución lo perciba con la misma intensidad. «Si se dan las circunstancias, los primeros en recuperarse serán los súper y los hipermercados y después el retail», explica el responsable de consumo de la firma consultora. Otros tendrán que esperar más. «El sector del lujo lo va a tener más difícil que el resto de la distribución, creo que el nivel de oferta va a sufrir porque antes de la crisis quien consumía lujo en España era la clase media y esa situación no se va a reproducir».

La crisis también va a conllevar un cambio de hábitos, por ejemplo, supondrá el despertar de los portales de venta a través de internet. «No hemos caído en el hábito de comprar online por la crisis, pero en cuanto termine nos iremos de compras online igual que ahora vamos de tiendas, porque cuanto más canales haya, la gente compra más», pronostica.

Uno de los últimos en desembarcar en la red ha sido Inditex, a través de Zara. Por el momento, el gigante español aún no ha desvelado cómo están evolucionando sus ventas en la red, pero los pronósticos apuntan que se están cumpliendo sus previsiones. Para Riopérez, el grupo gallego es el mejor ejemplo de cómo desarrollar el negocio textil. «Nos hemos acostumbrado a su positiva evolución, pero son los que mejor han diversificado su negocio y desarrollado su expansión internacional», alaba el responsable de KPMG.

El mejor momento para abrir tiendas en España

Es el mejor momento para que las cadenas de distribución que hasta ahora no han mirado hacia España con interés cambien de opinión. «Si quieren entrar en España es ahora o nunca», asegura el responsable de consumo e industria de KPMG. «Durante los próximos meses va a seguir habiendo locales disponibles que antes eran impensables», apunta. Una circunstancia que, además, se suma a la cartera de locales que van a tener que sacar al mercado las entidades financieras. «Hay mucha superficie comercial disponible», reitera Riopérez. Y ya hay varios nombres que se ha aprovechado de esta situación. Abercrombie & Fitch, Apple o Uniqlo llevaban años, si no meses, sin mirar al mercado español y a día de hoy o ya han dado o están a punto de dar sus primeros pasos en la Península.

Cinco Días 09/12/2010 (Ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp