El comercio del mueble recibió 448.981 euros del Consell meses antes del acuerdo con Ikea

Las organizaciones representantes del comercio del mueble en el ámbito autonómico (Fecomval) y provincial (Acomval), ambas presididas por Víctor Grafiá, recibieron entre los meses de junio y noviembre del año pasado ayudas de la Generalitat por diversos conceptos por un importe de 448.981 euros (casi 75 millones de las antiguas pesetas). El 24 de octubre de 2008, el Consell aprobó un incremento presupuestario en el área de Industria y Comercio por valor de 900.935 euros que fueron repartidas entre diferentes asociaciones empresariales. Una de ellas fue Acomval y consiguió 200.000 euros para el «desarrollo de actuaciones de promoción del comercio del mueble y realización de acciones que mejoren el conocimiento del sector». Este acuerdo del Consell se publicó en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana el 27 de febrero de 2009.

 

En junio de 2008, Fecomval recibió 30.000 euros para fomentar la actividad laboral de las desempleadas. En varios días de noviembre, tanto esta federación como Acomval, obtuvieron 104.981 euros a través de tres resoluciones de la Conselleria de Industria para realizar estudios e investigaciones sobre el sector comercial (72.196 euros), para ayudar a la promoción de la calidad (20.895) y para acciones de información (11.890). A estas cifras hay que añadir las ayudas por un importe de 48.000 euros para formación contínua, los 12.000 para el fomento de la actividad empresarial de las mujeres y los 54.000 destinados a la inserción de jóvenes empleados.

 

En su conjunto, los citados 448.891 euros logrados por Acomval y Fecomval constituyen una cantidad muy respetable si tenemos en cuenta que ambas organizaciones no tienen un tamaño ni un peso especialmente remarcables.

 

No obstante, su voz sí se ha dejado oír con insistencia en uno de los asuntos más polémicos que ha vivido el sector comercial valenciano en los últimos años: la pugna por la implantación de la multinacional sueca Ikea. Acomval y su presidente, quien no atendió las reiteradas llamadas de este diario, han sido durante años los más firmes opositores a que la Generalitat diera licencia a la gran empresa del mueble para ubicarse en los alrededores de Valencia. Esa oposición, de hecho, es el principal motivo de que la ciudad, la tercera de España, sea una de las pocas grandes capitales que no tienen su Ikea.

Finalmente, todo indica que se instalará en Paterna. La vía libre la logró Ikea en un acuerdo suscrito el mes pasado con Acomval por el que esta organización y sus representados lograron su principal reivindicación, además de ayudas para la formación: la construcción alrededor de la tienda de la firma sueca de una ciudad del hábitat que permitirá albergar, entre otros, al pequeño comercio del mueble.

 

Ese mismo día, Ikea, que prácticamente tenía cerrado un acuerdo para ubicarse en Alfafar, comunicó a sus socios en esta segunda iniciativa que se quedaba al margen. Alfafar está gobernada por los socialistas, mientras que en Paterna manda el PP, como en la Conselleria de Industria y en la Generalitat.

 

Levante 09/03/20009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp