El consumidor se vuelve racional

Los fabricantes y los distribuidores aseguran que el próximo ejercicio será aún más complicado que 2008, porque el cliente final buscará con más ahínco precios bajos y compras selectivas. Las marcas blancas acaparan ya el 32% de las ventas del sector.

 

¿Cómo afecta la caída de la renta disponible de los españoles al sector del gran consumo? Aunque los fabricantes y los distribuidores cuentan con una ventaja frente a otros sectores, los consumidores necesitan seguir comprando productos de alimentación y del hogar; no por ello saldrán indemnes del deterioro de la economía española.

 

El principal cambio al que se enfrentan es que el consumidor se ha vuelto racional en sus compras, un adjetivo que, a priori, puede pasar desapercibido, pero que en la práctica supone un cambio radical en sus hábitos y, en consecuencia, exige una respuesta diferente tanto por los fabricantes, como por los supermercados o hipermercados. Éste fue uno de los comentarios generalizados entre los asistentes al congreso que Aecoc inició ayer en Barcelona.

 

Cambio

 

“El consumidor empieza a ser más racional en la compra y nos obliga a replantear nuestra estrategia”, reconoció Rafael Aguilar, director general de la división de consumo de Kimberly Clark Iberia, al tiempo que admitió que en la categoría de celulosas la marca de la distribución alcanza el 70%, frente al 64% del año anterior. “La persona sólo compra lo que necesita y va a ser aún más estricta en 2009”, apuntaron fuentes de Mercadona.

 

El director general de Aecoc, Josep Mª Bonmatí, reconoció que “el consumidor se vuelve un experto en gestionar su presupuesto”. Mientras que Joan Font, director general de Bon Preu, aseguró que “estamos notando semana tras semana caídas muy fuertes en el tique medio de compra, aunque se mantienen las visitas”.

 

Fuentes próximas a Carrefour destacaron que el consumidor busca precio, compara mucho y premia la amplitud de surtido; mientras que el presidente de Alcampo, Patrick Coignard, afirmó que “si el cliente no quiere comprar, con la promoción no basta. Hay que ir directamente a lo que necesita”.

 

Estas sensaciones quedaron constatadas en un estudio de TNS, que puso ayer de manifiesto que, entre enero y septiembre, las ventas se han reducido un 2,5% por hogar.

 

Los principales efectos de la crisis son el incremento de ventas de las marcas blancas (que ya acaparan el 32% de las ventas) y el avance de las cadenas de hard discount, que han ganado un punto de cuota de mercado (17,3%) en lo que va de año. Otra tendencia es una mayor frecuencia de compra por parte de los consumidores, que salen del supermercado con menos productos.

 

“El consumidor es ahora más sensible al precio y busca las ofertas y descuentos”, explica Luis Simoes, director de TNS, que recomienda a los fabricantes que realicen una apuesta decidida por “diferenciar su marca de la competencia” para evitar ser canibalizados por las marcas blancas.

 

Sin embargo, Simoes alertó que las marcas del distribuidor “son menos atractivas y competitivas” que hace un año, ya que les ha afectado más el encarecimiento de las materias primas. Según TNS, la enseña del distribuidor ha subido un 13% su coste, frente al 7% de las privadas.

 

Perspectivas

 

Para el próximo año, las perspectivas no son mucho mejores. “Vivimos una crisis de confianza muy grande, el consumidor está retraído y esta situación durará hasta 2009”, apuntó Fernando Valdés, director general de Campofrío Iberia.

 

Para superar esta etapa, un 55% de los ejecutivos asistentes al congreso admitió ayer que su compañía deberá ajustar sus costes y reajustar la plantilla, mientras que un 34% apostó por la diversificación o la internacionalización como solución. Sólo un 11% vio la salida en una operación corporativa como una fusión, a pesar de que, en el sector los fabricantes, existe una gran atomización

.

Eso sí, a tenor de las respuestas a otra de las preguntas formuladas, este ejercicio se considera superado. Un 62% de los presentes afirmó que los resultados de su empresa serán mejores o, al menos iguales, que los de 2007; mientras un 26% prevé un impacto de hasta el 10% en sus cuentas. Sólo un 3%, admitió un retroceso del 40% frente al ejercicio anterior.

 

Los protagonistas de la jornada

 

El optimismo de Nestlé

 

“En Nestlé, no somos pesimistas”. Son palabras pronunciadas ayer en congreso por Lluis Cantarell, vicepresidente de Nestlé y responsable del grupo en América. Según el directivo, “la crisis acabará”, por lo que es importante “trabajar ahora” y estar preparados para el futuro.

 

”La crisis quizá nos lleve a ajustar nuestros planes, pero no modificará la misión del grupo, que apuesta por la eficiencia y la diferenciación”, explicó Cantarell. Según el directivo, el optimismo se basa en que en los próximos años el sector de los alimentos envasados ganará “1.200 millones de clientes”, que aportarán un volumen de negocio extra de 200.000 millones de dólares (154.522 millones de euros).

 

En este sentido, los países emergentes serán clave en la estrategia de crecimiento de la multinacional suiza de alimentación, que apostará también por los productos étnicos. Otro vector de crecimiento será el mercado del lujo y las marcas premium por la “progresiva gourmetización” de los consumidores.

 

Asimismo, Nestlé crecerá en nutrición clínica, en productos para los senior y en el negocio de la hostelería. “Duplicaremos en ocho años nuestra facturación en productos de alimentación fuera del hogar”, afirmó.

 

Mercadona tira del grupo Siro

 

El Grupo Siro prevé cerrar el ejercicio 2008 con un crecimiento de las ventas superior al 30%, hasta alcanzar los 300 millones de euros, según indicó a Europa Press su presidente, Juan Manuel González Serna, quien atribuyó este incremento al desarrollo de categorías de productos para Mercadona.

 

Actualmente, la compañía fabrica para el grupo valenciano de supermercados pan de molde, galletas, pasta alimenticia, bollería fresca y pastelería congelada, entre otros productos.

 

“Las ventas están acompañando, el consumidor está apreciando los nuevos lanzamientos y cómo los estamos presentando en el mercado”. Los resultados previstos para este ejercicio se encuentran en línea con el Plan Estratégico 2007-2009 de la compañía, que recoge el objetivo de obtener una facturación de 420 millones de euros el próximo ejercicio.

 

En el marco del congreso Aecoc el presidente de Siro recordó que el plan contempla una inversión de 300 millones de euros hasta 2009. En relación con la posibilidad de que el grupo haya presentado una oferta por el negocio de galletas de SOS Cuétara, González Serna declinó hacer comentarios.

 

Uriarte ve la morosidad en el 7%

 

Pedro Luis Uriarte, ex vicepresidente y consejero delegado de BBVA y actual presidente de Innobasque (Agencia Vasca de la Innovación), pintó ayer un negro panorama en la economía española. Según sus estimaciones, la crisis pasará una factura a España de 100.000 millones de euros y el país entrará en recesión. Uriarte fue más allá y vaticinó que la morosidad bancaria puede llegar al 7% en 2009.

 

Banco Santander ha reconocido una tasa de morosidad del 1,6%, mientras que BBVA informó ayer de que ésta se sitúa en el 1,5%. No obstante, Pedro Luis Uriarte apuntó que la situación no llegará a los niveles de la crisis de 1993 cuando los impagos a la banca se situaron en el 14% en Cataluña o, hasta una tasa del 60%, en el sur de la isla de Tenerife.

 

“Ahora, tenemos una ventaja decisiva que es estar en la zona euro y podremos afrontar la situación con tipos de interés bajos”, apuntó el actual presidente de Innobasque. Uriarte recalcó a los empresarios que es “absolutamente necesario aumentar la productividad y la competitividad generando masivamente valor añadido”. Para ello, insistió en que la innovación es la principal palanca de progreso.

 

Fuente: Expansión 30/10/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp