El pequeño comercio se alía con los gigantes del ecommerce

El comercio electrónico es, para muchas de las pymes españolas, un canal excesivamente complejo y costoso. Sin embargo, los pequeños comercios y empresas familiares no deben renunciar a tener presencia online. Para este perfil de negocio, utilizar las plataformas de venta electrónica de terceros puede ser la solución.

Marketplaces para pyme y pequeño comercio

En el mercado existen numerosos marketplaces, directorios de ofertas y web de compra colectiva que permiten a pequeñas y grandes empresas utilizar su plataforma de venta online para comercializar sus productos y servicios.

Según un estudio realizado por LetsBonus entre más de 300 pequeñas y medianas empresas y comercios españoles, 9 de cada 10 compañías que utilizan las plataformas online de terceros como canal de ecommerce son micropymes, es decir, organizaciones que tienen menos de 10 empleados. Además, el 65% de ellas no cuenta con un canal de venta propio en Internet.

¿Qué beneficios consigue la pyme a través de un marketplace?

Vender a través de las plataformas de comercio electrónico de terceros puede reportar una serie de ventajas a las pequeñas y medianas empresas, entre las que destaca la captación de nuevos clientes. Para dos de cada tres encuestados, este es el principal beneficio que obtienen de este tipo de marketplaces.

Para dos de cada tres encuestados, la captación de nuevos clientes es el principal beneficio que obtienen de este tipo de marketplaces.

Por otro lado, su potencial como canal publicitario es también destacado. Se trata de una vía de promoción más económica para lograr visibilidad para un negocio, ya que la difusión que obtienen una campaña alcanza a millones de usuarios.

Si bien, la mayor parte de las pequeñas empresas y comercios lo ve como un canal alternativo y complementario de ventas, muchos de ellos lo utilizan como su canal de venta online. En concreto, uno de cada diez lo utiliza como tienda online, ya que para ellos es una vía fácil y eficaz de tener presencia digital, así como un canal de ecommerce que incremente sus ingresos.

Estos canales también se presentan como una herramienta de utilidad en determinados momentos del negocio como, por ejemplo, en las etapas “valle” en la que las ventas disminuyen o se estancan. Los marketplaces pueden contribuir a mejorar los resultados en momentos en lo que las ventas no están siendo todo lo positivas que deberían.

Así mismo, en un momento como el actual en el que el acceso al crédito es complicado, una campaña en una web de compras colectivas puede ayudar a conseguir el cash flow que necesita el negocio.

En definitiva, las pymes y pequeños comercios que desean tener presencia online pero no tienen medios para ello, pueden contar con una alternativa económica y sencilla que tener un canal de comercio electrónico a través de terceros que le puede reportar interesantes ventajas económicas y promocionales.

Profesional Retail 17/02/2014 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp