La crisis llega a los bares: Caen la afluencia y las ventas mensuales

El verano ha sido desastroso para el sector de la hostelería y restauración. Sus ventas ya se estancaron en mayo pero lo peor ha llegado en junio, con una caída del 3,6%, y entre julio y agosto, con descensos del 5,5%.

Los hosteleros están asustados. No saben si sufrirán una caída importante a final de año, pero las cosas no pintan bien. Desde 2005, las ventas han ido bajando, hasta 123.800 millones en 2007, aunque todavía no registran incrementos anuales negativos.

El presidente de la Federación Española de Hostelería y Restauración  (FEHR), José María Rubio, explicó durante la presentación en Madrid del VI Congreso Horeca de Aecoc, que el 44% de los españoles ha modificado sus hábitos de consumo fuera del hogar debido a la crisis, según se desprende de un informe de PricewaterhouseCoopers.

Difícil situación que se produce por tres motivos: se ha reducido el ticket medio de gasto por persona sin cambiar de local, se opta por establecimientos más económicos y, además, ha disminuido la afluencia a los 350.000 establecimientos de hostelería que existen en España. El informe de PricewaterhouseCoopers afirma que aumenta la población que empieza a decantarse por adquirir comida preparada y llevarla a casa o al trabajo.

El Observatorio del consumo y distribución alimentaria 2007, elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente, afirma que ha caído la afluencia a restaurantes tradicionales en 2007 (el 13% va de dos a tres veces al mes, mientras que en 2006 el porcentaje era del 14,4%).

Comida rápida

Esto provoca que el consumo se desvíe hacia restaurantes de comida rápida. El 62,8% de los encuestados iba de dos a tres veces por semana en 2007, mientras que en 2006 iba el 61,7%. El número medio de días al mes que visita la población los restaurantes tradicionales ha bajado de 2 a 1,9.

El gasto medio por hogar en restaurantes y bares en 2006 fue de 2.823 euros, según datos de los Presupuestos Familiares del INE. Este dato es representativo, ya que el colectivo que gastó más en restaurantes en 2007 fue el de personas solas menores de 65 años, y su presupuesto sólo llegó a 1.820 euros per cápita en 2007. Las parejas con más de tres hijos gastaron en restaurantes 816 euros en 2007 y las parejas sin hijos gastaron 1.162 euros.

¿Consecuencias para el sector? Menos ventas y también menos margen comercial, ya que, aunque la hostelería ha subido sus precios el 4,8% en lo que va de año, lo ha hecho en menor medida que el IPC (5%) y los alimentos (7%). El conjunto de costes de producción ha subido, lo que provoca que, según los hosteleros, estén sufriendo una inquietante caída en la rentabilidad de sus empresas.

Fuente: Negocios.com 22/09/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp