La crisis lleva a los consumidores a elegir los comercios por su precio

En pleno auge económico los usuarios valoraban en primer término la proximidad de los negocios • Gómez Navarro afirma que los comerciantes «tendrán que renunciar a comodidades y adaptarse a la realidad»

Las prioridades de los consumidores han cambiado, en buena parte por la crisis económica, y los comercios deben adaptarse a ellas si quieren sobrevivir. Este es el mensaje que ayer transmitió en Málaga el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, en la inauguración del II Congreso Internacional del Comercio Urbano Ágora que acoge a un centenar de expertos nacionales e internacionales en el Palacio de Ferias de la capital hasta mañana. Gómez Navarro precisó que, en los años de bonanza económica, «los consumidores decían que lo primero que miraban a la hora de ir a un comercio era la proximidad y luego el precio. Ahora, con la crisis, es al revés y a nadie le importa tener que coger el coche si le resulta más barato». El presidente de las Cámaras de Comercio españolas destacó que «los negocios están en estos momentos compitiendo en precio como nunca lo habían hecho» y lanzó varias recetas a tener en cuenta en función del tamaño de cada empresa, aunque con una premisa básica tanto para los grandes comercios como para las pymes: adaptarse a las nuevas exigencias del mercado.

En el caso de las pymes, Gómez Navarro explicó que «van a tener que renunciar a ciertas comodidades adquiridas y adaptarse a los nuevos tiempos», haciendo clara referencia, por ejemplo, a la apertura en domingos y festivos. Puso el ejemplo de Barcelona donde los establecimientos tuvieron que abrir esos días para hacer frente a la fuerte llegada de turistas que desembarcaban en cruceros. En Málaga, aunque no la citó directamente, está empezando a ocurrir lo mismo ya que cada domingo llegan miles de personas a la capital y la oferta comercial brilla por su ausencia. «Si una ciudad tiene turistas los domingos o festivos y cuando llegan están los comercios cerrados estás muerto», expresó gráficamente el máximo responsable de las cámaras españolas. Siguiendo con las pymes, Gómez Navarro recomendó que impulsen el asociacionismo, que generen centrales de compra para abaratar costes, que creen marcas comunes o que hagan franquicias. También abogó por el desarrollo de centros comerciales urbanos y por apostar por una serie de comercios innovadores que pueden tener una mayor salida como, por ejemplo, los de bajo coste en informática o ropa; de autor, como puede ser el caso de librerías o agencias de viaje con personal muy experto en la materia que ayude y asesore al cliente; comercios relacionados con la ecología, étnicos o de productos naturales; comercios para inmigrantes; u otros ligados al ocio y tematizados, que den una oferta complementaria atractiva.

En el apartado de grandes superficies comerciales, el presidente del Consejo Superior de Cámaras aseguró que éstas «no han bajado mucho sus ventas pero sí sus márgenes, por lo que esto afecta a los proveedores» y destacó que a corto plazo «va a haber una mayor concentración de cadenas y un cierre de aquellos puntos de venta que no son rentables». Gómez Navarro destacó que las grandes cadenas «han paralizado todos sus proyectos» y anunció que podría haber un aumento del paro ya que buena parte de la plantilla de estos centros tiene contratos temporales y éstos son los más perjudicados en la actual coyuntura laboral.

El consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Luciano Alonso, también acudió a la inauguración de Ágora y reiteró el «apoyo decidido» de la Junta de Andalucía por el pequeño comercio, que representa un 17% del empleo y el 11% del PIB en la comunidad autónoma. Alonso subrayó que el objetivo del Gobierno andaluz es que «no se pierda un solo empleo más» en este sector -en el primer trimestre cayó un 1,5% según la Encuesta de Población Activa- y explicó que la Consejería ha creado un fondo de apoyo a las pymes turísticas y comerciales por valor de 70 millones de euros que se incluye en el III Plan Integral de Fomento del Comercio Interior de Andalucía 2007-2010 que cuenta con un presupuesto de 141 millones de euros.

Alonso no quiso posicionarse sobre la posible apertura de los comercios en domingo y festivos y prefirió esperar «a que haya un consenso con el sector», aunque sí afirmó que «tenemos que hacer una profunda reflexión con los comerciantes y los sindicatos sobre qué comercio activo, dinámico y abierto puede encontrar un crucerista cuando se baja del barco en Málaga». Alonso señaló que «con un mes e incluso con dos meses de antelación se saben los cruceros que van a llegar a la ciudad, con cuantas personas y a qué hora, por lo que tenemos que ver si somos capaces de encontrar entre todos puntos de encuentro para encontrar fórmulas que palien la caída del comercio». El consejero precisó que «el binomio turismo-comercio tiene que dar más resultado que el que ha dado hasta ahora y en esa línea estamos trabajando».

A la inauguración de Ágora también asistieron el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, o el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Pedro Castro, quienes valoraron la conexión entre el urbanismo y el comercio para mejorar la calidad de vida social y económica de las ciudades.

 

Málaga Hoy 07/05/2009 vía SIP AGECU

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp