La distribución amortiguará con las rebajas el impacto de la subida del IVA

El próximo 1 de julio entrará en vigor la subida del IVA que, en el caso de la distribución, coincidirá con el inicio oficioso de la campaña de rebajas de verano. Una circunstancia que impedirá conocer el impacto real en los precios hasta el próximo otoño. Las empresas asumen así que los descuentos van a «enmascarar» la subida del impuesto.

En menos de una semana, todos los grupos de distribución están obligados a cambiar los precios de las etiquetas de sus productos. Y deberán hacerlo por dos cuestiones muy diferentes. Por un lado, el inicio de la campaña de rebajas de verano y, por el otro, la subida del IVA desde el 16% al 18%.

Una conjunción de factores que va a hacer muy difícil conocer el impacto real de la subida del impuesto en la actividad comercial. De hecho, el sector reconoce que las rebajas, simplemente, van a «enmascarar» la subida del IVA y que hasta el próximo mes de septiembre -cuando concluyan formalmente las rebajas- no se podrá saber si los precios de la temporada invernal reflejan el impacto del nuevo impuesto.

A día de hoy, prácticamente todos los grupos de distribución ya han anunciado que, en mayor o menor medida, absorberán el alza del IVA y no subirán sus precios el próximo 1 de julio. Por el momento, sólo dos de las grandes compañías del sector permanecen en silencio y no desvelan cuál será su estrategia: El Corte Inglés y Alcampo. El resto de grandes nombres ha dejado claro que la subida, al menos de cara al consumidor, no será tal.

Por ejemplo, Carrefour sólo la repercutirá en aquellos productos donde su margen sea lo suficientemente amplio como para no tener que vender a precio de coste. Mientras, la empresa que ha hecho bandera de la marca del distribuidor, Mercadona, ya ha reconocido que asumirá el IVA siempre que sus interproveedores sean capaces de reducir los costes de producción. De esta forma, serán sus productores los que primero deberán ajustarse el cinturón. También el gigante español de la distribución textil, Inditex, adelantó que no repercutirá el alza del impuesto, una estrategia que ya siguió en otros mercados en circunstancias similares.

La patronal del sector de las grandes superficies, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) se desmarca de la polémica y asegura que debe de ser cada empresa la que determine su estrategia. Sin embargo, la patronal que agrupa a Carrefour, El Corte Inglés, Ikea o Cortefiel sí deja clara su oposición a la subida del IVA al considerar que no se pone en marcha en el momento adecuado y que no va a ser útil para superar la atonía del consumo. No hay directrices comunes dentro del sector. «Cada uno está haciendo lo que puede, es muy difícil recortar aún más los márgenes», aseguran desde una de las principales cadenas de hipermercados.

Es decir, la distribución está «haciendo encaje de bolillos». También hay voces que apuntan que la estrategia de no subir el IVA es, exclusivamente, un movimiento de cara a la galería. Es decir, en lugar de hacer una campaña de publicidad para anunciar una rebaja de precios del 2%, el mensaje comercial se basa en la absorción del IVA y, una vez pase el verano, ir subiendo lentamente los precios. Por ejemplo, Eroski justificaba esta misma semana que no subirá el IVA durante el mes de julio para «ayudar a los consumidores a sobrellevar la crisis y minimizar el impacto de la subida del IVA en la economía de las familias».

Por el momento, las compañías no quieren valorar cuál será el impacto en sus cuentas si no repercuten la subida del IVA. Pero sí se puede realizar una aproximación a tenor de los volúmenes de ingresos de 2009. Por ejemplo, el grupo francés Carrefour ingresó en España a lo largo del último ejercicio 14.290 millones de euros. Si la subida del IVA de dos puntos porcentuales se hubiera producido en la segunda mitad de 2009, se habría reflejado en una reducción de ingresos cercana a los 143 millones de euros.

Franquicias

Las cadenas de franquicias también se suman a la estrategia de no subir el IVA para que influya «lo menos posible» en sus ventas, según afirmaba ayer la Asociación Española de Franquiciadores. Actualmente, este segmento representa el 15% del comercio minorista.

El convenio del sector irá a los tribunales

El malestar entre los pequeños comerciantes por el nuevo Acuerdo Laboral del sector crece día a día. Como adelantó el miércoles CincoDías los máximos directivos de la Confederación Española de Comercio (CEC) firmaron con los sindicatos el acuerdo que determina las condiciones laborales de los trabajadores del sector sin contar el con el respaldo de la junta directiva de la CEC. Por ello, la patronal española de comerciantes de muebles adelantó ayer que va a impugnar por vía judicial el acuerdo. Consideran que el presidente de la CEC, Pere Llorens, ha actuado de forma «engañosa» y que el acuerdo laboral se firmó con «actitud maliciosa» al haberlo ocultado a las patronales del comercio que integran la CEC. Más de la mitad de las organizaciones que forman parte de la patronal rechazan el fondo del acuerdo al considerar que crea excesivas categorías profesionales.

Cinco Días 25/06/2010 (Ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp