La nueva ley de comercio permitirá la apertura de más de nueve festivos al año

La futura normativa establece, además, la redacción de un plan territorial para delimitar las áreas comerciales que se podrán construir

Los establecimientos comerciales de la Comunitat Valenciana podrán abrir al menos nueve festivos al año. De esta forma, el número máximo de aperturas permitidas en días no laborables en la actualidad pasa a ser el mínimo. La cantidad total tendrá ahora que ser fijada por los integrantes del Observatorio del Comercio, que reúne a los representantes del sector y al Consell.

Así aparece recogido en el borrador de la futura ley, que la Conselleria de Industria presentará hoy al Observatorio del Comercio para su debate. Esta es una de las principales novedades que introduce la normativa respecto a la anterior, que data de 1997.

Hasta ahora, los establecimientos comerciales podían abrir un máximo de ocho festivos anuales en toda la Comunitat más uno más extraordinario en cada una de las provincias tras un acuerdo alcanzado anualmente en el Observatorio del Comercio.

La nueva legislación, promovida por la Conselleria de Industria, aborda así uno de los temas más polémicos que habitualmente ha enfrentado a las grandes superficies con el pequeño y mediano comercio.

Los primeros defienden la libertad de apertura total, mientras que los segundos son más restrictivos y apuestan por cerrar la mayor parte de los festivos.

La Comunitat es, junto a Cataluña, la autonomía en la que menos días festivos se permite abrir a los comercios. La ley estatal establece hasta un máximo de doce. Ante ello, la nueva normativa pretende acortar la brecha y adecuarse a la situación de otras regiones españolas.

En cualquier caso, desde el departamento que dirige Vicente Rambla se señala que la ley se quiere aprobar con el mayor consenso posible y que en ningún caso va a ser una imposición.

La Conselleria de Industria dará a conocer hoy la nueva normativa a los integrantes del Observatorio del Comercio para recoger sus opiniones. De todas formas ya ha habido un periodo previo de consultas que culminó en una conferencia sectorial que se celebró en julio. Allí se volvió a evidenciar la diferencia de criterio entre las grandes superficies y el pequeño comercio.

En la reunión se propuso una revisión de los horarios para mejorar el sistema actual. Entre otras medidas, se apoyaba ampliar progresivamente los días de apertura de los comercios hasta los 12 contemplados en la legislación estatal.

Los representantes del pequeño y mediano comercio rechazaron la propuesta al considerar que no se ajustaba a las características que tiene el sector en la Comunitat Valenciana.

Mientras, desde Industria puntualizaron que la ley establecerá un mínimo de nueve festivos, pero para autorizar nuevas aperturas se necesitará del acuerdo del Observatorio del Comercio.

Plan acción

Otra de las novedades que incluye la normativa es que la Conselleria de Comercio tendrá que elaborar un Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio de la Comunitat Valenciana.

El documento definirá los criterios para que la ordenación comercial se desarrolle de forma coherente con la planificación territorial y tendrá carácter vinculante para los Ayuntamientos a la hora de realizar el planeamiento urbanístico.

El plan pretende delimitar las áreas comerciales de la Comunitat según criterios de accesibilidad territorial, capacidad y fuerza de atracción de las ciudades, además de contemplar las características económicas y urbanísticas, entre otras.

Ahora bien, a la hora de realizar esta planificación no se tendrá en cuenta el impacto de la implantación de nuevos establecimientos sobre los ya existentes.

El plan tendrá la capacidad de poder modificar la planificación urbanística en vigor en todos aquellos aspectos que se refieran a la ubicación del suelo comercial en los municipios.

Es más, los planes de ordenación urbana que se realicen tendrán que tener en cuenta la futura normativa comercial.

La futura legislación establece que la apertura de superficies comerciales con menos de 2.500 metros cuadrados ya no necesitará de la conocida como segunda licencia, un requisito que corresponde otorgar a la Generalitat por razones de interés general o de protección medioambiental.

De esta forma, las cadenas de supermercados tendrán más fácil abrir nuevos establecimientos al eliminarse el permiso previo del Ejecutivo valenciano. Así, únicamente tendrán que conseguir las mismas licencias municipales y autonómicas que los pequeños y medianos comercios.

Las Provincias 01/12/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp