La segunda licencia para la apertura de centros comerciales desaparecerá en 2010

La directiva europea de servicios va a cambiar muchas normativas en todos los países comunitarios. En España, dentro del ámbito de servicios más de 60 leyes y 2.360 normas se verán alteradas, aunque una llama significativamente la atención: la potestad que tienen hasta ahora -desde la ley de Comercio de 1996- todas las comunidades autónomas de fijar una segunda licencia para la apertura de grandes superficies comerciales. Con la directiva, esta potestad desaparecerá.

La subsecretaria de Comercio Interior, María Teresa Sánchez Armas, explicó a este periódico que la citada normativa de 1996 reconocía en su artículo 2.3 que «las comunidades autónomas establecerán los requisitos, en virtud de los cuales se otorgará la calificación de gran establecimiento», a lo que se agregaba que «tendrán esta consideración, a efectos de las autorizaciones y de lo establecido en la normativa mercantil, los establecimientos comerciales, que destinándose al comercio al por menor de cualquier clase de artículos, tengan una superficie útil para la exposición y venta al público superior a los 2.500 metros cuadrados».

Partiendo de este postulado, cada autonomía aplicó estas consideraciones según sus propias circunstancias. En un estudio por comunidad, se observa cómo cada autonomía fija sus propios requisitos, sin atender a más criterios que el número de habitantes para autorizar la construcción de determinados metros cuadrados de zona comercial. Un criterio que se aplicaba en cada región de forma diferente y oscilaba entre los 400 metros cuadrados y los 2.500 metros cuadrados de centro comercial.

Hasta moratorias

Incluso algunas comunidades decidieron aplicar una moratoria para que no se construyera. Así, Cataluña ha estado más de once años sin conceder una sola licencia, decisión que acaba de cambiarse con el último plan de equipamientos comerciales, y ya en previsión de lo que dicta la directiva comunitaria para que desaparezca la segunda licencia. En el caso de Baleares continúa.

Según explica a ABC la subsecretaria de Comercio Interior, cuando entre en vigor la directiva de servicios, los únicos motivos que se podrán alegar para impedir que se dejen de abrir grandes centros comerciales son medioambientales y arquitectónicos.

Con este cambio impuesto por Bruselas, desde Anged -la patronal de las grandes distribuidoras-, se asegura que con carácter general la supresión de la segunda licencia va a «contribuir a introducir competitividad en el sector, al favorecer la libre competencia».

Las mismas fuentes explican que será el mercado y, sobre todo el consumidor, el que va a decidir «qué formato cubre mejor sus necesidades».

Desde Anged se recuerda que la propia Comisión Nacional de la Competencia (CNC) está convencida de que con la actual normativa sólo se favorece a quienes ya están establecidos. Por tanto, recalcan en Anged, «la segunda licencia impide artificialmente la competencia, al no dejar que entren nuevos operadores».

Fases a seguir

De acuerdo con los pasos dados hasta ahora para la puesta en marcha de la directiva de servicios en nuestro país, Sánchez Armas confirma que el plazo de transposición de la directiva termina en diciembre de 2009. Para esa fecha «tiene que estar toda la legislación cambiada», y aplicándose. En lo que afecta al sector de comercio, el Ministerio de Economía y Hacienda está dando las pautas a seguir. El pasado mes de abril se dio por finalizada la primera fase, dedicada a «identificar la normativa» que se iba a ver afectada. En la actualidad los trabajos se encuentran en su segunda fase, cuyo fin es evaluar «qué se va a cambiar» hasta que se alcance el plazo de 2009, y que el Gobierno regional introduzca los cambios pertinentes.

En el caso de la segunda licencia, la subsecretaria de Comercio Interior confirma que «salvo Ceuta y Melilla, todas las comunidades están afectadas» y no sólo para el establecimiento de grandes superficies, sino también de tamaño mediano o aperturas específicas como centros de bricolage.

La explicación es que cuando se aprobó en 1996 la Ley de Comercio, esta medida perseguía defender al pequeño comercio para que no desapareciera, sin embargo ha tenido cierto efecto perverso, ya que hubo un desarrollo masivo de todas las comunidades, en función del número de habitantes se fueron reduciendo los metros cuadrados destinados a la actividad comercial.

La normativa europea, no obstante, poco más va a modificar en el sector de comercio y distribución, ya que no va afectar a los horarios de apertura, ni a las rebajas ni a la promoción de ventas. El Parlamento Europeo sólo pretende eliminar los obstáculos a la libertad de establecimiento en esta actividad económica.

Burocracia administrativa

Otros cambios se refieren a la burocracia administrativa, ya que se exige a todos los Estados que simplifiquen los requisitos, así como que creen la «ventanilla única» hasta que desaparezcan las discriminaciones basadas en la nacionalidad, incluida la eliminación de las «autorizaciones discriminatorias».

Los expertos de la UE están convencidos que con la aplicación de esta directiva aumentará el Producto Interior Bruto (PIB) de la zona.

Fuente: ABC 08.09.2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp