Las franquicias suplantan al comercio tradicional del centro de Valencia

Fecoval asegura que las jubilaciones y la falta de acuerdo al renovar los contratos de alquiler están cambiando la oferta de tiendas

El centro de Valencia está en plena ebullición. Las principales franquicias de moda llevan meses oteando los principales ejes comerciales en buscar de situarse en el corazón de la ciudad. Según explica Isabel Cosme, presidenta de Fecoval, federación del comercio valenciano, se está produciendo «un cambio en el perfil de los comercios». Los tradicionales se quedan atrás y pasan a primera línea las firmas de renombre.

El ejemplo más reciente es el que se vive la calle Poeta Querol. El jueves pasado abrió Salvatore Ferragamo y está previsto que en breve lo haga la también firma italiana Luisa Espagnoli. María Ángeles Miguel, gerente de la tienda de Salvatore Ferragamo, explica los motivos de su apertura en Valencia: «Ferragamo llevaba mucho tiempo queriendo abrir en Valencia porque es la tercera ciudad de España y los acontecimientos culturales y deportivos la han convertido en una ciudad de mucha notoriedad».

La nueva distribución de los comercios valencianos tiene como fondo la crisis inmobiliaria. Los alquileres firmados en la época de bonanza dejan de ser interesantes y se buscan nuevas ubicaciones creando un efecto dominó en el que las principales firmas se han sabido mover muy bien.

«Las grandes marcas tienen sus propios ojeadores de alto nivel que son los que han venido a elegir los locales», explican desde Fecoval. El inicio de este proceso, según Isabel Cosme, es la unión de «jubilaciones en el comercio tradicional y no renovación de contratos de alquiler».

A estos factores, se les une nuevos emprendedores que ofrecen comercios distintos a los que hasta el momento había en el centro, como es el caso de The Black Premium, cafetería en la calle Ruzafa, que ofrece distintos ambientes según la hora del día. Su promotor, Antonio López, ha aprovechado el cambio que está experimentando el centro de Valencia para convertir su concepción de bar en una franquicia que el mes que viene abrirá su segunda tienda e iniciará su expansión por toda España. El local elegido para su segunda ubicación está en la calle En Sanz, 12, junto la Avenida del Oeste. Antiguamente era una tienda de vestidos de novia y, tras un año como heladería, se ha convertido en este nuevo concepto de bar especializado en los gintonic.

Otro emblema que ha aprovechado la crisis para crecer es la tienda de ropa Hannover. Según explican este comercio, han pasado de estar en Hernán Cortés 27 a ubicarse en el número 29. El principal motivo del cambio es que pasan de tener 200 metros cuadrados a 1.000 y que, en el primer local estaban alquilados mientras que el segundo es de su propiedad. ¿Qué repercusión tiene este movimiento? Ahora hay varias empresas interesadas en el local de 200 metros para mejorar su ubicación.

Donde también hay movimientos es la calle Jorge Juan. Munich, firma de calzado fashion y deportivo, ha abierto recientemente su segunda boutique en Valencia. Tras su primera apertura en el barrio del Carmen, ahora ha elegido la calle Jorge Juan. Según Xavier Berneda, director de Marketing y tercera generación de la familia propietaria y gestora de la marca «abrir otro punto de venta en Valencia es apostar por una ciudad con una gran proyección internacional que, al igual que Munich, está viviendo una gran reinvención y crecimiento. Estamos muy satisfechos de esta nueva apertura pues es dar un paso más en nuestro plan de expansión en una ciudad estratégica».

 

Las Provincias 08.09.10 (Ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp