Las ofertas del textil se anticipan mes y medio por la caída del consumo y el calor

El noviembre más caluroso de los últimos 50 años. Ni una gota de lluvia y temperaturas que superan los 22 grados en Valencia. Un nuevo inconveniente para el sector textil. Otro más. De aliado a enemigo, el clima se ha convertido en motivo de resignación para los comercios, que miran al cielo mientras en las perchas se acumulan los jerseys y abrigos.

«Sorprendentemente la campaña, en septiembre, comenzó con buenas sensaciones por las compras del cliente previsor que quiere elegir. Pero la climatología, como un factor más, está atrasando la adquisición de prendas por necesidad». Estas son las palabras de la presidenta del Gremio de Comerciantes Textiles de Valencia y Provincia (Grecotex), Isabel Cosme, sobre la situación que atraviesa el textil valenciano.

En una metáfora, Cosme equipara al comercio textil de la Comunitat con un Rolls Royce por su profesionalidad y excelente servicio. «Pero se ha quedado sin gasolina», concluyó.

En un recorrido por las zonas de compras, los comerciantes apuntan pérdidas de hasta el 50% respecto al mismo periodo del año pasado. «Mantas, bufandas, gorros, pijamas… Se nota muchísimo». ¿Y las ventas? «Fácilmente alrededor del 50% menos», comenta la dependienta de una tienda Natura del centro de Valencia.

En el establecimiento de ropa infantil Pick Ouic del Paseo Ruzafa, por su parte, cuelga un cartel de 15% de descuento para algunas prendas, una rebaja acorde al descenso de ventas, tal como señalan dos empleadas del local. «Hablar de la caída en las transacciones respecto a 2008 no tiene sentido porque el año pasado ya bajaron un 30%. El comercio es muy diverso, pero el textil y los complementos somos de los más afectados porque en nosotros se traducen los acontecimientos sociales, económicos y políticos. Todo nos influye y más ahora que la gente retiene la compra por el miedo», explica.

Con la parálisis en las operaciones, el mecanismo que están utilizando los comerciantes para dinamizar su caja son los descuentos. Bien visibles y por todas partes. Así lo comentan desde la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia, donde expresan su confianza en que las próximas fechas navideñas y la nueva edición de la Copa América reactiven el consumo. «La Fórmula 1 no se notó casi nada en comparación a la Copa América por el perfil de público y la duración de cada evento», añaden. Por otra parte, la asociación destaca el buen impacto que ha tenido la ampliación de las aceras y las reformas efectuadas desde el Plan E. «Esperamos que la llegada del AVE atraiga a más visitantes».

Descuentos para sobrevivir

Sobre el adelantamiento de descuentos a la temporada de rebajas, el sector alerta del peligro que puede tener esta norma para la supervivencia de los 10.000 puntos de venta que existen en Valencia y provincia. «Los consumidores deberían valorar más la relación calidad precio, porque con la atención única a la última variable nos jugamos la actividad de muchas empresas y empleos. Nosotros, comercio, no podemos internacionalizar», concluye Isabel Cosme.

Los que sí pueden exportar, y de hecho lo están haciendo, son los productores del textil, que arrastran una caída de la producción del 28% respecto a 2008, tal como señalan desde la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval).

El problema para estos empresarios son los elevados impuestos y cargas sociales que existen en España ya que dificultan su competitividad en el mercado internacional. También Cosme se mostró en contra de la subida de impuestos propuesta por el Gobierno. «Con el aumento de la presión fiscal quitas poder adquisitivo para recaudar más y a la larga no se genera riqueza. Al contrario, lo que hay que fomentar es el consumo y que la gente salga ya a comprar».

Las Provincias 24.11.09

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp