Los grandes fabricantes trasladarán el IVA al comercio

Los gigantes del gran consumo lo tienen claro: no habrá rebaja de precios ante la inminente subida del IVA decretada por el Gobierno. Grandes fabricantes como Danone, Gallina Blanca o Procter & Gamble no están dispuestos a rebajar las tarifas a sus clientes (la distribución) para que el nuevo tipo impositivo tenga un efecto neutro sobre los consumidores.

Ante esta posición de partida, serán las cadenas de supermercados e hipermercados las que deberán asumir todo el esfuerzo si, como ya han adelantado en algunos casos, pretenden que su cesta de la compra no se encarezca.

Hasta ahora, sólo Carrefour, Mercadona y DinoSol han desvelado sus cartas. Mientras, rivales como El Corte Inglés, Alcampo, Dia o Eroski reconocen que no tienen una postura definida. Sin embargo, la decisión del grupo galo de seguir avivando la guerra de precios, pone en apuros a sus competidores y proveedores.

Medidas

El director general de Carrefour, Noël Prioux, anunció que, como criterio general, no repercutirá el incremento del IVA. No obstante, el ejecutivo admitió que, en algunos productos, «el margen que tenemos es tan estrecho que, si no lo repercutimos, entramos en venta a pérdida».

El presidente de Mercadona, Juan Roig, señaló que la cadena valenciana asumiría contra sus márgenes la subida del IVA «sólo si logra nuevos ahorros de costes». Por su parte, el consejero delegado de DinoSol, Javier Pérez de Leza, apunta que están trabajando con sus proveedores en la Península para tratar de no repercutir el IVA.

Pese a estas declaraciones, los expertos del sector consideran que, tras la guerra de precios de los últimos dos años, los márgenes de la distribución son tan ajustados, que los esfuerzos por no trasladar la subida del IVA al precio de venta final serán muy limitados.

En Euromadi, la mayor central de compras española con unas ventas en 2009 de 13.025,6 millones y entre cuyos socios se encuentran cadenas como Miquel Alimentació o El Árbol, aseguran que las cuentas de resultados de las empresas no pueden absorber una subida de impuestos. Su presidente, Jaume Rodríguez, explica que el sector trabaja con unos márgenes del 1,5% y el 2%, lo que no permite absorber el alza del IVA.

Fabricantes

Por eso, en medios de los fabricantes, se prevé que la gran distribución les exija mantener los precios. Las grandes corporaciones con poder de negociación previsiblemente serán capaces de trasladar la subida del impuesto a la distribución, mientras que los fabricantes con menos fuerza pueden verse obligados a aceptar una bajada del precio para evitar el impacto del IVA.

Después de Semana Santa, la distribución abrirá la negociación con sus proveedores, aunque en algunos casos como Euromadi aseguran que no van a pedir a los fabricantes que bajen los precios y admiten que, en su caso, será el consumidor quien pague la subida impositiva.

«Las tarifas están pactadas para todo 2010; aplicaremos el nuevo IVA a las plantillas ya acordadas. No vamos a retocar los precios a partir de julio», aseguran fuentes de Danone. De la misma forma se expresan desde Gallina Blanca, aunque señalan que la subida del IVA en sus productos tendrá un efecto mínimo por tratarse de artículos con unos precios de venta bajos.

El consejero delegado de Procter & Gamble, Carlos Matos, avisa de que «no vamos a mezclar los impuestos con los márgenes de nuestros productos. Nosotros no decidimos el precio final, sino la tarifa a la que vendemos a la gran distribución. La fiscalidad está fuera de nuestro control, somos meros recolectores».

Fuentes de los proveedores explican que es en la venta de los productos de droguería y de alimentación con precios más elevados, donde podría concentrarse el esfuerzo de los distribuidores por intentar laminar el alza fiscal.

«No hay una posición conjunta del sector de la alimentación con respecto a la subida del IVA; es un tema que nos ha caído encima y todavía no hay un consenso claro, ya veremos qué pasará», explicaba, hace dos semanas en el Salón Alimentaria, el propietario de un gran grupo de alimentación.

En la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab), la subida del IVA aún no ha sido abordada formalmente, ya que los socios no han planteado aún esta cuestión. La impresión de la patronal es que repercutirá en el consumo interno y que la distribución tratará de trasladar hacia abajo el incremento, lo que perjudicará a un sector, como el alimentario, que podría ser un motor de la economía.

LA REALIDAD

El próximo 1 de julio, el IVA sube un 2% en España: del 16% al 18% en el tipo general y del 7% al 8% en el reducido.

LA PREVISIÓN

El Gobierno confía en que el comercio no repercuta el impacto de la subida del IVA en los precios y lo traslade «exclusivamente a los costes».

LA GRAN DISTRIBUCIÓN

Carrefour pone a sus rivales contra las cuerdas al anunciar que no subirá los precios con el alza del IVA, salvo en los productos con márgenes muy estrechos. Los otros grandes no se han pronunciado.

CENTRALES DE COMPRA

Euromadi, la mayor central de compras española (con socios como El Árbol o Miquel Alimentació), aumentará el precio de los productos con la entrada en vigor del IVA.

LOS FABRICANTES

Las grandes compañías avisan de que no admitirán una rebaja de los precios pactados con la distribución, mientras que las empresas más ‘débiles’ pueden verse obligadas a aceptarla.

COMERCIO

El pequeño comercio afirma que se verá obligado a mantener los precios para ser competitivo, lo que perjudicará sus márgenes. Por eso, la Confederación Española de Comercio ha pedido al Gobierno que no se actualice el IVA.

Expansión 05/04/2010

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp