Los inversores se lanzan a por los centros comerciales

Tras años marcados por la crisis inmobiliaria y de consumo, estos establecimientos se han convertido en los inmuebles más deseados por todo tipo de fondos.

Grandes, pequeños, líderes en sus regiones o con amplio margen de mejora. Los centros comerciales de todo tipo de perfiles se han convertido en el objeto de deseo de inversores internacionales.

Tras años de caída del número y volumen de operaciones, el negocio de los centros comerciales en España comenzó a repuntar en el segundo semestre de 2013 para consolidarse esta tendencia a principios de este año.

«Los fondos internacionales tienen a España en su punto de mira. De la misma manera que en 2013 muchos inversores se focalizaron en oficinas, dando por hecho que los precios de sus alquileres ya habían tocado suelo, con las señales de mejores perspectivas en la creación de empleo los inversores han empezado a anticipar una mejora general que tendrá lugar próximamente en la economía española y con impacto positivo en la demanda interna y el consumo privado», comenta Patricio Palomar, director de Research de la consultora de CBRE.

En 2013, las compras de centros comerciales rondaron los 600 millones de euros, un 147% más que el año anterior, según la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC). Una cifra que ya se ha superado en los primeros tres meses de 2014. «Este año ha comenzado con fuerza. La venta de la cartera de galerías comerciales de Carrefour ha supuesto un volumen de aproximadamente 900 millones de euros, solamente en lo que se refiere a los centros ubicados en España, ya que también incluye activos en Francia e Italia», comenta Anna Laura Benedetti, directora de Inversión de Centros Comerciales de Aguirre Newman.

Venta en lote

Descontando este movimiento, ya que se engloba en una operación europea y no sólo española, y los activos no son puramente centros sino galerías junto a hipermercados Carrefour, las cifras siguen siendo destacadas gracias a, por ejemplo, las ventas en lote que se han cerrado en los últimos meses. «Contando los portfolios vendidos, se han cerrado seis operaciones de compra, con un volumen de 702 millones», comenta Palomar.

El primero en sacar al mercado un lote de activos fue Morgan Stanley. Con cuatro centros comerciales en España, vendió tres a Incus Capital por 30 millones de euros, un 80% de lo que pagó el fondo en 2007. A finales de enero, también vendió el cuarto, Parque Ceuta, a HIG, por 18 millones.

Otra gran venta en lote fue la protagonizada por Vastned. El grupo holandés puso en venta los ocho centros comerciales que tenía en España. Un consorcio liderado por Baupost, y participado por GreenOak y la española Lar, compró siete de ellos.

«Estamos a la espera de que se cierren otras operaciones importantes como la venta de Castellana 200, que incluye un centro comercial, Islazul, en Madrid, y Boulevard, en Vitoria; tres operaciones cuyo volumen de ventas conjunto bien podría superar los 450 millones de euros», explica la directora de Aguirre Newman.

A nivel mundial, se prevé que este año aumente un 15% la inversión en inmuebles comerciales, según la consultora Knight Frank. Un volumen del que se verá beneficiada España, con la llegada de nuevos fondos que hasta ahora no tenían presencia en este mercado. «El sector de centros comerciales, que ha estado dominado principalmente por especialistas, comienza a ver que cada vez más fondos patrimonialistas extranjeros buscan tomar posiciones en este segmento», explica Benedetti.

«Nuevos fondos como Incus o Temprano Capital, e inversores privados de Latinoamérica, como Sambil, han realizado sus primeras incursiones en el mercado, pero también grandes inmobiliarias cotizadas como Intu Properties, que compiten con inversores internacionales especializados, como Corio, Unibail-Rodamco, CBRE Global Investor, Deka o Ece, cuyo objetivo son centros prime y con liderazgo en sus zonas», afirman en CBRE.

Los centros comerciales son protagonistas de operaciones no sólo por activos, sino también corporativas. De esta forma, el grupo israelí Big negocia con la compañía sevillana Bogaris tomar una participación del 50% en la firma, con locales tanto en España como en Portugal. «La cifra de inversión en este tipo de productos podría alcanzar los 1.300 ó 1.500 millones de euros este año», dice el director de CBRE.

Expansión 04/05/2014 (ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp