Los restaurantes asiáticos y tiendas de chollos relevan a locales vacíos

 LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS EN BARCELONA

• Los negocios de saldos y ropa barata crecen y solo los grandes ejes resisten la embestida de la crisis

• El comercio chino lidera las aperturas de barrio con bares y cocina en wok, peluquerías y estética

Barcelona sabe cada vez más a tapas, a comida al wok, a bocadillos con aspecto tradicional pero preparados por manos asiáticas, a falafel y a fruta… Y viste más con ropa de otras temporadas resucitada por obra de los outlets, con modelitos importados de China o Bangladesh o incluso procedentes de la segunda mano. La crisis propicia tanto el cierre de muchos comercios tradicionales –como ha informado reiteradamente este diario– como la apertura de negocios que puedan levantar el vuelo aunque el consumidor controle mucho su monedero.

Y en este marco, la inmigración está siendo especialmente valiente. Una nueva hornada de restaurantes asiáticos, locales de estética del mismo origen, tiendas de ropa barata, bares de tapas y de comidas rápidas, fruterías y colmados lideran el relevo a los locales vacíos y a los que estaban a punto de bajar la persiana.

En el último año, la caída del consumo y la falta de financiación han desanimado a muchos nuevos emprendedores locales. Solo los 20 grandes ejes comerciales a cielo abierto (aglutinan a una tercera parte de los 32.000 comercios de la ciudad) mantienen menor cuota de cierres y un relevo rápido que estabiliza más o menos la oferta comercial variada, explica Joan Mateu, desde la Fundació Barcelona Comerç.

OPORTUNIDADES

El resto, más de 20.000 tiendas, están sufriendo con mayúsculas la crisis. Y, ante los muchos cierres y el escaso relevo en estas zonas secundarias, las aperturas son especialmente visibles. El secretario general de la Confederació de Comerç de Catalunya, Miquel Àngel Fraile, señala que los nuevos nichos de mercado (con la moda y el menaje, sobre todo) saturados, se estaban abriendo en los servicios de bienestar y cuidado personal, aunque la crisis está lastrando esta tendencia porque son servicios no de primera necesidad. Por contra, en muchos barrios se detecta un nuevo boom de cocina asiática; un repunte de propuestas gastronómicas económicas, de la tapa a los bocadillos y similares (ver EL PERIÓDICO del pasado 8 de junio); el auge de la estética en manos de chinos, el de los outlets (género de otras temporasdas) y stocks (sobrantes), no solo ya en el eje de la calle Girona, sino por toda la ciudad; y un mayor peso de las tiendas de moda barata, con exponentes como la cadena Inusual (en Comte Borrell y en Paral•lel), donde la ropa llega de Bangladesh y entre el género (de uno a 30 euros), la mayoría de prendas cuestan menos de cinco euros y atraen en masa a los compradores.

El presidente de la Unión de Asociaciones Chinas y referente del colectivo en Barcelona, Lam Chuen Ping, destaca que los chinos tienen un espíritu de sacrificio y trabajo que los convierte en idóneos herederos de bares tradicionales (reproducen la oferta que encuentran y no tocan ni los rótulos) donde no hay relevo generacional. Una opinión que comparte el presidente del Gremi de Restauració, Gaietà Farràs. Pero además, han tomado conciencia de que el restaurante de arroz tres delicias ya no funciona y se han volcado en la fusión que ofrecen desde los bufets wok (cazo donde se saltean verduras y carnes) y que se abren paso imparablemente, con su oferta barata y sin límite de cantidad. Otro tanto sucede con muchos falsos japoneses (kaitensushis o bufets giratorios), en busca de mercado, donde comer entre semana por nueve euros.

«La gente ve que es difícil ganarse la vida en el comercio», dice Fraile, lo que propicia locales de escasa inversión como fruterías y pequeños supermercados casi siempre paquistanís, detalla. Para los chinos, la inversión no es problema porque no buscan préstamos bancarios sino que recurren a familia y amigos e «invierten todos sus ahorros en intentarlo» antes que volver a su país, destaca Lam Chuen Ping.

El Periódico 01/03/2010

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp