Tarjetas antifidelización

Tengo tres tarjetas de fidelización que uso en gasolineras: Travelclub para Repsol, la tarjeta de BP y la Cepsa. Pero donde más suelo repostar en el Repsol, así que las otras las uso de forma circunstancial cuando estoy en carretera y no tengo ninguna gasolinera de Repsol a mano.

El otro día iba por la autopista y paré en una de Cepsa para llenar el depósito y me llevé una desagradable sorpresa. Al pasar al tarjeta de Cepsa observé que me habían quitado todos los puntos que tenía anteriormente y empezaba de cero. Le pregunté a la persona que me había cobrado cual sería el motivo y dijo que lo desconocía, yo me imagino que me habrán caducado, pero ni siquiera me han mandado un e-mail.

Mi sensación fue muy mala, sentí como si hubieran robado, eran pocos puntos pero eran míos. La conclusión es obvia, si me quitan los puntos que no he gastado, no voy a volver a pisar una gasolinera de esta marca, así de sencillo, así de fácil.

Este es un ejemplo de cómo tener una tarjeta antifidelización o de cómo maltratar a un cliente.

Fuente: Markarina 11/09/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp