Una nueva ordenanza municipal para regular la actividad puede hacer desaparecer los locutorios de Villena

Echar el cierre. Esto es lo que va a pasar en Villena con los locutorios si se aplica la nueva ordenanza aprobada por el Consistorio. Según han advertido los propietarios, las medidas exigidas en la normativa son demasiado restrictivas e imposibles de adoptar, menos aún, en estos momentos de crisis. La Concejalía de Comercio quiere que dichos establecimientos se dediquen única y exclusivamente a dar servicio de telecomunicación, eliminando otro tipo de prestaciones.

Por ello, entre otras cosas, la nueva ordenanza municipal -que todavía no ha entrado en vigor- prohíbe la venta de productos procedentes de los países originarios de los clientes, algo que suele ser habitual en estos locales. En este sentido, la edil del área, Adela Serra, sugirió a los interesados la posibilidad de instalarse en el propio mercado municipal. Una propuesta que los dueños de los locutorios consideran poco acertada, además de lesiva para sus ingresos.

Al parecer, uno de los motivos por los que el Consistorio ha decidido endurecer la normativa de este tipo de negocios, es por las quejas vecinales debido a la concentración de personas e estos lugares a altas horas de la noche. En este sentido, los dueños se muestran dispuestos a no rebasar el horario establecido. Sin embargo, expresan sus dudas acerca de su responsabilidad sobre lo que suceda fuera de sus locales.

Otras de las exigencias que más preocupan a los afectados, es la obligatoriedad de disponer de sala de espera, distancia mínima entre cabinas, así como de medidas contraincendios o de accesibilidad. «Cómo pretenden que podamos adaptar todas estas medidas en locales tan reducidos como los nuestros», se pregunta una propietaria que regenta su negocio desde hace más de 5 años. «Yo abrí mi negocio legalmente, tengo todos los permisos y pago todos mis impuestos», señala, al tiempo que advierte sobre un posible «agravio comparativo» respecto a la situación actual de muchos establecimientos de la ciudad.

Por ello, los gerentes de los locutorios han solicitado reunirse con la alcaldesa de Villena, Celia Lledó, con el fin de exponerle sus problemas y tratar de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes. Si no es así, ya han advertido que no están dispuestos a renunciar a su fuente de vida y no dudan en emprender acciones para salvaguardar sus intereses.

Ciber

Cabe reseñar que, no sólo son personas inmigrantes quienes se benefician de los locutorios. También muchos vecinos de Villena suelen hacer uso de sus ordenadores para conectarse a Internet, al ser los únicos establecimientos que ofrecen este tipo de servicio en la cabecera del Alto Vinalopó.

Por tanto, la función social que ejercen de los locutorios merece ser tenida en cuenta antes de aplicar medidas que puedan provocar su desaparición.

Las Provincias 23.11.09

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp