Valencia: Sin compromiso para peatonalizar

Medio centenar de calles y plazas del centro histórico de Valencia se han peatonalizado entre 2002 y 2008 eliminando el paso de vehículos y, por tanto, disminuyendo el ruido y generando nuevas zonas de accesibilidad donde el peatón y el comerciante han sido quienes más han ganado. El coste ha sido cercano a los 15 millones de euros con los cuales se han peatonalizado 104.000 metros cuadrados.

 

El equipo de gobierno del PP del Ayuntamiento de Valencia ha llevado a cabo esas actuaciones pero ha aplazado la intervención en las plazas más importantes, como la de la Reina o del Ayuntamiento, e incluso otra actuación pendiente como la del entorno de La Lonja también la ha dejado de lado.

 

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, anunció que la intervención en el foro de la ciudad no era prioritario porque había otras actuaciones más urgentes mientras en la primera de las plazas el aplazamiento no ha tenido justificación mientras en la zona del edificio protegido se posterga hasta acabar las obras del metro.

 

Precisamente quienes a principio de los años 90 eran más reacios a acometer peatonalizaciones, los populares, son quienes las han llevado por la presión vecinal y de los comerciantes.

 

Las últimas peatonalizaciones se terminaron hace unos meses y el pasado miércoles las visitaba la alcaldesa, Rita Barberá, destacando la importancia de los trabajos y el hecho de que las obras ayudan a reactivar el comercio tradicional y la economía valenciana. La Asociación de Comerciantes del Centro Histórico es quien más ha hecho valer su posición ante el consistorio en esa zona mientras los colectivos vecinales de El Carmen o Velluters han hecho lo propio para llevar a cabo obras en sus zonas.

 

Socialistas y EU siempre han defendido las peatonalizaciones pero han exigido la puesta en marcha de un plan global para evitar ejecutar calles inconexas y en distintos lugares sin una unión entre ellas. «Hace falta un plan estructurante donde prime el peatón y se deje de lado el transporte privado además de explicar por donde debe ir el tráfico y por donde no», comentaron.

 

Cuando el PP alcanzó la silla de la alcaldía en 1991 tumbó la remodelación de la calle de la Paz para dejarla con menos tráfico y ampliar las aceras e hizo lo mismo con la calle San Vicente, entre San Agustín y María Cristina.

 

Actuaciones insuficientes

Desde las filas de Esquerra Unida su coordinador Amadeu Sanchis calificó las actuaciones de peatonalización con dinero del Fondo Estatal de Inversión Local de insuficientes y no acometer el fondo consistente en peatonalizar el centro histórico.

 

Para Sanchis y el PSPV la propuesta en la mayoría de los casos es una urbanización donde el peatón ganó espacio pero se mantiene el paso de vehículos de forma prioritaria. Y así ha sucedido en los trabajos de reurbanización que se han hecho en el centro histórico en todo este tiempo ya que de los 300.000 metros cuadrados donde se ha actuado sólo en un tercio se han hecho peatonalizaciones.

Sanchis aplaudió la decisión del Ayuntamiento de Valencia de peatonalizar calles como la de Cervantes o la de Murillo «pero el ayuntamiento debería acometer un plan de uso exclusivo para peatones y que sólo pudieran acceder los vehículos de transporte público adaptados a la fisonomía del centro histórico y de los residentes, como se hace en Girona o Córdoba».

 

Desde las filas socialistas también pusieron como ejemplo «los trabajos que se han hecho en Oviedo, Teruel o en Vitoria donde los consistorios han apostado por planes conjuntos de peatonalización con buenos resultados».

 

Levante 25/01/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp