Alicante pierde 6.500 empresas en un año

El tejido empresarial alicantino adelgaza a un ritmo alarmante. El número de mercantiles con trabajadores inscritas en la Seguridad Social asciende en este momento a 56.835, según el último cómputo oficial de febrero, lo que supone un total de 6.512 firmas menos que las contabilizadas en el mismo del pasado año. Se trata de la desaparición del 10% de las firmas existentes. Además, se trata del peor registro de los últimos cinco ejercicios, ya que el montante global sólo supera a las 56.102 sociedades que había en 2003.

 

La sangría se ha generalizado en todos los sectores, aunque la peor evolución se produce en el segmento inmobiliario y de la construcción, que han sido las primeras actividades que se han visto afectadas por la crisis económica y financiera. Su crecimiento desorbitado en la última década también ha provocado que su desplome sea más acusado.

 

Sin embargo, la parálisis de la demanda afecta a todos, desde el turismo, al comercio, pasando por la industria. Y es que la actual coyuntura supone un nuevo lastre para las manufacturas tradicionales -calzado, textil, juguete-, que ya estaban inmersas en una profunda reconversión por la competencia mundial.

 

El último informe económico de febrero de la Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante (Coepa) pone de manifiesto que la difícil situación económica está teniendo su reflejo en la evolución de todo el tejido productivo, que se contrae paralelamente al deterioro del mercado laboral.

 

 

Arrastra a todos

El hundimiento de la construcción ha arrastrado consigo al sector marmolero y de la piedra, a los farbricantes de ladrillo y teja, a proveedores de otros materiales y servicios, a firmas de transporte, entre otros.

 

La patronal advierte de que al igual que Alicante, todas las provincias españolas están acusando la caída de la demanda y la crisis de los mercados financieros, lo que está provocando que las empresas reduzcan sus plantillas de trabajadores y, en algunos casos, hasta su cierre. De hecho, el territorio alicantino se manifiesta como uno de los más afectados por la actual situación Y es que son ya nueve meses consecutivos en los que baja este registro, el tercer descenso más notable de España si se mide en términos de variación porcentual.

 

Al cierre del pasado año 2008, la provincia representaba el 4,2% de las empresas con trabajadores del territorio nacional y el 38,1% de la Comunidad Valenciana. Eso sí, el número de empresas redujo su peso en ambos ámbitos, aunque se mantenía ligeramente por encima del peso que le corresponde en términos de población, según los datos revisados del Padrón de Habitantes: 4,1% en España y 37,6% en la región, respectivamente.

 

El problema se agrava porque junto a la desparición cada vez mayor de empresas, se produce una menor incorpioración de nuevos proyectos. Durante el pasado año se confirma ya un enfriamiento en la implantación de nuevos proyectos. Y es que, tal como aseguran en Coepa, «el emprendedor se encuentra ante un escenario más complejo como consecuencia de la crisis». Así, la incertidumbre sobre la marcha económica a medio plazo incide especilamente sobre las decisiones, de forma que los empresarios potenciales actúan con mayor prudencia a la hora de formalizar una nueva iniciativa de negocio.

 

 

Parálisis de proyectos

En 2008, el número de mercantiles creadas en la provincia cayó un 27,6%, con la incorporación de 4.832 nuevas empresas, frente a las 6.676 que se dieron de alta en 2007. De hecho, la incorporación de sociedades desciende por segundo año consecutivo y regresa a cotas de hace una década, después de unos años de un elevado dinamismo emprendedor, cuyo cénit tuvo lugar en el trienio 2004-2006 con la puesta en marcha de más de 7.000 sociedades nuevas al año.

 

Coepa subraya que el menor ritmo emprendedor ha tenido su traslación a las cifras de inversión de capital en la creación de empresas, ya que en el Registro Mercantil contabilizó 179,7 millones de euros de capital suscrito en 2008, lo que implica un descenso de hasta 60,6 millones de euros con respecto al ejercicio anterior.

 

Por otro lado, 1.435 sociedades llevaron a cabo una ampliación de capital, que en su conjunto ascendió hasta los 648.721. Si bien el número de capitales se ha mantenido en cotas similares a las de 2007, el montante suscrito por éstas sí ha sufrido un importante recorte (-31,9%), con un descenso equivalente a un tercio del capital registrado un año antes.

 

Las Provincias 15/04/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp