Aprobada la ley que quiere abaratar la creación de comercios

El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de reforma de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, que hará «más fácil y barato» abrir un comercio en España, según ha afirmado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

De la Vega ha remarcado que la norma elimina con carácter general las autorizaciones administrativas y simplifica los trámites.

En la rueda de prensa posterior al consejo, la vicepresidenta ha explicado que la modificación responde al propósito de adaptar la normativa a los objetivos que establece la Directiva Europea de Servicios en el mercado interior, que «impone la eliminación de trabas injustificadas a la libertad de establecimiento y de prestación de servicios».

De la Vega destaca del proyecto de ley, que cuenta con el informe favorable del Consejo de Estado, la eliminación de la inscripción obligatoria del inicio de la actividad en los registros de ventas a distancia y de franquiciadores y la clarificación de la venta ambulante.

«Las comunidades autónomas establecerán un procedimiento de autorización que integrará todos los trámites necesarios cuando así lo exija específicamente un sector determinado», explica.

Con esta ley, el Gobierno «continúa liberalizando el sector servicios, se garantiza el equilibrio entre diferentes modelos comerciales y se satisfacen las necesidades de los consumidores, es decir, de todos los ciudadanos», ha afirmado De la Vega.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio informa de que la nueva Ley «respeta» las competencias de las comunidades autónomas, puesto que el comercio interior es su «competencia exclusiva» y, por tanto, «serán las autonomías las que regulen el procedimiento de autorización para la instalación de establecimientos comerciales».

Posibles sanciones

Así, en los casos en que España pudiera ser sancionada en un procedimiento de infracción europeo cuyo origen esté en la legislación autonómica de comercio, las eventuales sanciones se trasladarán a la comunidad autónoma que corresponda.

Entre las modificaciones más relevantes, el departamento de Miguel Sebastián destaca la eliminación de la obligatoriedad de la licencia comercial -aunque se podrá establecer un régimen de autorización «justificándolo debidamente»-, y la supresión de los criterios económicos, «restrictivos de la competencia».

El único «aspecto relevante» será el impacto medioambiental, urbanístico o sobre el patrimonio histórico-artístico que genere el establecimiento, sin tener en cuenta la superficie o el formato, puesto que se suprime la definición de gran establecimiento comercial, «evitándose con ello un trato discriminatorio desde la legislación estatal a los distintos formatos comerciales».

Las comunidades autónomas establecerán un procedimiento de autorización que integrará todos los trámites necesarios, lo que, según el Ministerio, «supondrá el adelantamiento del inicio la actividad comercial ahorrando costes a los operadores».

La Ley de Comercio Minorista ha sido modificada desde su aprobación hasta en siete ocasiones, con el fin de adecuar su contenido al «constante proceso de globalización de la economía» y a la necesidad de que la regulación en este ámbito se adapte a la realidad de los mercados.

El Mundo 10/07/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp