Cierran 30.000 tiendas en un año

Los autónomos del sector son los más perjudicados, por detrás de la construcción

No hay barrio que se salve. Un simple paseo por las calles da una idea de lo que está pasando el comercio, con centenares de carteles de traspaso o cierre. En el año pasado bajaron la persiana unos 30.000 comercios de proximidad, casi un centenar por día, que dejaron en la calle a 90.000 dependientes y pequeños autónomos, según la Confederación Española de Comercio.

Por primera vez en cinco años, el balance de los comercios que abrieron y finiquitaron fue negativo. Con todo, lo peor ha pasado, asegura el sector. El secretario general de la Confederación, Miquel Àngel Fraile, ve ya los brotes verdes porque se ha «ajustado la oferta a la necesidad del mercado», detalla.

La confianza lastrada y el ahogo por la falta de créditos explican en gran parte los motivos de tanto cierre, sostiene María José Landaburu, secretaria general de la unión de autónomos UPTA-Madrid y de la de emprendedoras UATAE. Pero Fraile es optimista. Cree que ha tocado fondo y que sólo queda volver a crecer. Las familias, explica el responsable de la Confederación, han aumentado sus ahorros y las que mantienen su puesto de trabajo disponen de más liquidez para gastar cuando ganen confianza.

Los autónomos nutren el sector, y son propietarios que, por lo general, tienen poca plantilla y que en muchas ocasiones emplean a parientes.

Dos son las grandes reclamaciones del colectivo, explica Landaburu. Que sea el Instituto de Crédito Oficial (ICO) el que conceda directamente la financiación o, al menos, obligue a cajas y bancos a darlos, y que las Administraciones sean más flexibles en el cobro de los impuestos, para permitir los pagos aplazados al menos temporalmente.

En 2009, 18.621 autónomos comerciantes cesaron su actividad, siendo el segundo sector más afectado, sólo superado por la construcción.

Aunque 2009 ha sido un mal año para todo el comercio, son los dedicados al textil, el menaje del hogar o los pocos especializados los que más han notado la crisis, señala Fraile.

LA CADENA AGUANTA EL TIRÓN

La crisis entró en los comercios y los vació de compradores. Las ventas en el negocio minorista descendieron en 2009 un 5,4% respecto al año anterior, según datos del INE. La estadística oficial descuenta el efecto de la inflación y revela que han sido las grandes cadenas comerciales las que han sabido sortear mejor el temporal y su facturación quedó congelada. Son los únicos, el resto del sector ha visto como la caja se reducía. Las pequeñas cadenas y la tienda de barrio son las que peor lo han llevado, con una reducción del 5,8%, superior al 4,3% que cayeron las grandes superficies.

Adn.es 15/03/2010

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp