¿Cómo compraremos en 2015?

Los cambios socioculturales se aceleran de la mano de las nuevas tecnologías. Nuestros usos y costumbres cambian a pasos agigantados empujados por la técnica. Los objetivos siempre son más confort y más ahorro de tiempo: casas domóticas, industrialización de la producción, comunicaciones más rápidas… También el consumo sufrirá una transformación radical, o al menos así lo demuestra el estudio New Future in Store, de la empresa de estudios de mercado TNS, elaborado a partir del testimonio de 4.600 encuestadas en ocho países (Canadá, Francia, Alemania, Japón, España, EE UU y Reino Unido) entre enero y febrero de este año.

Pagos con huellas dactilares digitalizadas que vinculan los recibos con las cuentas bancarias; probadores interactivos donde el cliente se puede comunicar con el personal sin necesidad de salir a buscar al dependiente; carritos de supermercado inteligentes con pantalla incorporada mediante la cual el usuario podrá localizar productos, enterarse de los precios y de las promociones especiales; un espejo digital o un escáner en tres dimensiones del cuerpo del cliente para que éste sepa qué prendas de ropa de la tienda le pueden quedar bien y qué marcas sin necesidad de probárselas, o neveras que informan de cuando se acaba un producto y que, prácticamente, serán capaces de elaborar listas de la compra.

Redes sociales de compradores, pedidos por teléfono móvil

Éstos, sin duda, son sistemas muy novedosos, pero hay otros que ya han llegado o se están empezando a implantar, como los foros en Internet o redes sociales de compradores, en los que se cuelgan comentarios, valoraciones y recomendaciones sobre productos recién lanzados al mercado, y que sirven también de gran ayuda tanto a los fabricantes como a los distribuidores, o las compras o pedidos realizados a través del teléfono móvil. Los propios encuestados valoran el grado de innovación de estos servicios y dan su opinión sobre cuáles de ellos ya podrían estar disponibles en sus países en 2015.

Entre los métodos valorados como los más novedosos son los probadores interactivos o los escáners en tres dimensiones del cuerpo humano para facilitar las compras de ropa, los pagos mediante huellas dactilares, o los carritos inteligentes.

Todos estos nuevos métodos no solo tendrán un gran impacto en nuestras pautas de consumo. También implicarán la elaboración de nuevas fórmulas de mercadotecnia que puedan llegar al nuevo consumidor. Y éste tendrá una mayor participación en el desarrollo de nuevos productos y en la mejora de los que ya existen.

Fuente: El País 28/08/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp