La campaña de rebajas no cumple las expectativas comerciales, con un gasto medio de 80 euros por cliente

La campaña veraniega de rebajas han registrado una moderación en el consumo, con un gasto medio de 80 euros por cliente, según un muestreo realizado por la Confederación Valenciana de la Pequeña y Mediana Empresa (PYMEV).

La encuesta, realizada en los sectores comerciales y de servicios abiertos en agosto, revela que la campaña estival de rebajas de este año, que finaliza el 31 de agosto, no ha tenido el mismo éxito que en anteriores ocasiones debido a «la actual situación económica».

Fuentes del PYMEV han destacado que este año, los comercios empezaron la temporada de rebajas con descuentos «bastante considerables» en los precios, que rondaban el 50 por ciento, en lugar de ir rebajando poco a poco como en años anteriores.

Los comercios consultados han indicado que la mayoría de los consumidores «se lo han pensado» a la hora de comprar y han mirado mucho el precio.

Las empresas de servicio a domicilio también han manifestado que los consumidores tienen «temor al gasto» desde hace un tiempo debido a «los continuos mensajes de crisis».

Según PYMEV, los comercios «esperaban ilusionados» la temporada de rebajas para aumentar sus ventas debido a «la primavera inusual que hemos tenido», sin embargo la campaña de este año ha registrado un descenso de facturación porque «los descuentos eran tan bajos» que no han compensado las ventas.

El periodo de rebajas es «fundamental» en las cuentas anuales de los comerciantes, ya que suponen el 20 por ciento de lo que se factura todo el año.

Los establecimientos que más han percibido la caída de las ventas según el sondeo han sido los dedicados al textil en un 20 por ciento, al equipamiento del hogar en un 35 por ciento, y los electrodomésticos con un descenso del 10 por ciento.

Fuentes del PYMEV han advertido de que en los sectores de comercio y servicios el consumo está disminuyendo considerablemente desde principios de año a pesar de que los precios se han mantenido estables, lo que supone un descenso de ventas como una consecuencia de la reestructuración de los gastos de las familias.

Las mismas fuentes han incidido en que las expectativas de estos sectores para la campaña de otoño no son optimistas, pues se presume que la situación de contención de gasto del consumidor continuará «mientras perdure la situación de crisis e incertidumbre».

Fuente: Las Provincias 27.08.08

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp