Comunitat Valenciana: Ikea se lo toma con mucha calma

El sector del mueble no tiene noticias de la multinacional desde hace varios mesesDesde hace años, el escandinavo corazón de Ikea alberga un sueño, y en cada Midsommar, la fiesta sueca que celebra la llegada del solsticio del verano, los directivos de la multinacional renuevan sus votos para abrir su primera tienda en la Comunitat. O no.

Quizá este año, cuando en junio se celebró el Midsommar (esa noche, las jóvenes solteras deben coger siete tipos diferentes de flores y ponerlas debajo de sus almohadas, lo que les permitirá soñar con su futuro marido), en Ikea no soñaron con su tienda en la Comunitat. A pesar de lo mucho peleado durante la última década, de haber logrado el complicado beneplácito del sector del mueble valenciano el pasado mes de febrero, las antiguas prisas se han tornado en extraños sosiegos.

Ikea se lo toma con calma y Paterna se desespera. Pese a que prácticamente todas las semanas representantes de la firma sueca se reúnen con técnicos del Consistorio, la realidad es que, según algunas fuentes consultadas, estos encuentros no sirven para avanzar. Ikea todavía no ha dicho que Paterna sea la ciudad elegida para instalar su primera tienda en la Comunitat y se echa de menos un compromiso mayor para anunciar de forma clara y rotunda que Paterna es la elegida.

La multinacional descartó Alfafar de forma oficial en febrero, e instalarse junto a la pista de Ademuz todavía es una decisión demasiado oficiosa, casi medio año después. «En las reuniones piden papeles y más papeles sobre los terrenos o los accesos, pero se echa de menos una firma en la que la multinacional diga por fin que apuesta por Paterna», dicen fuentes consistoriales. Y eso que las reuniones son continuas, cada jueves. La última fue el 1 de julio, miércoles, y si se adelantó fue a petición del alcalde de Paterna, que ese mismo jueves se iba a de viaje al tomarse unas vacaciones.

Una de las razones por las que Paterna querría mayor compromiso es porque deberían comenzar las obras de accesos en la pista de Ademuz para que pueda abrir el futuro centro comercial Multidevelopment, situado junto a Heron City, y le hubiera gustado que las infraestructuras necesarias por la llegada de Ikea se realizaran de forma conjunta.

«IKEA apuesta más que nunca por la Comunitat Valenciana, un enclave estratégico para nosotros en el que existe una gran demanda de productos IKEA, y donde esperamos abrir cuanto antes nuestro primer proyecto», señalan fuentes autorizadas de la multinacional sueca, que aseguran seguir trabajando «activamente para que este primer proyecto de IKEA en la Comunitat sea una realidad lo antes posible, si bien es cierto que aún no hay ningún acuerdo cerrado».

Fuentes que participaron en la firma entre Ikea y el sector del mueble valenciano para dar vía libre a la llegada de los suecos a la Comunitat confirman la calma que impera en la multinacional. «Se firmó en febrero el protocolo para que la llegada de Ikea, al menos, no perjudicase al sector del mueble local. Quedó pendiente la segunda fase: que Ikea negociase con quien correspondiese si se instalaban en un sitio o en otro. En la firma se quedó en que, al cabo de unos 30 días, Ikea se decidiría por una ubicación u otra y hasta hoy. La crisis económica debe haber obligado a pisar el freno. En la firma del protocolo se llegó al compromiso de que, en el caso de que se tomasen nuevas decisiones, se informaría al sector del mueble local, pero no ha sido así.», indicaron las mencionadas fuentes.

La llegada de la multinacional a la Comunitat sufre un importante gafe. Desde finales de 2000 se anuncia una presencia que nunca culmina. El proyecto de Mislata se descartó en 2005, cuando la oposición del sector del mueble valenciano era todavía muy evidente. Se apaciguó al sector tras mediar la Generalitat y, cuando por fin parecía todo listo, el ímpetu de Ikea parece haberse apaciguado.

La multinacional tiene muchos frentes que resolver en España Y fuera. En Rusia las trabas burocráticas obstaculizan sus inversiones. Esa misma lenta burocracia ha obligado a Ikea a advertir que la apertura de una tienda en Arroyo (Valladolid) corre peligro. El desencuentro entre los suecos y una promotora portuguesa sobre la urbanización de un terreno en Granada dificulta la puesta en marcha de un establecimiento, mientras que en Cataluña se ha cambiado la ubicación de una futura tienda, de San Cugat a Sabadell, pues en esta última localidad hay más espacio y, además, los accesos están ya hechos, lo que supone ahorrase 10 millones de euros a Ikea en plena crisis.

Las Provincias 12.07.09

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp