Comunitat Valenciana: La nueva ley de comercio impondrá condiciones para abrir un outlet

El Consell también impulsa la figura del centro comercial urbano para facilitar las ayudas y la mejora de infraestructuras

Cada vez es más frecuente encontrar tiendas que se autocalifican como outlet. Con la nueva Ley de Comercio que prepara la Conselleria de Industria los establecimientos que quieran utilizar este término tendrán que cumplir unos requisitos.

El proyecto de ley pretende así regular, por primera vez en España, los outlet, establecimientos que ofrecen productos de marca de fuera de temporada o procedente de excesos de producción a precios más reducidos.

El articulado del proyecto señala que desde el momento de la aprobación de la ley la venta bajo la denominación de outlet, factory o tiendas o centros de fabricante deberá limitarse a los artículos procedentes de exceso de producción o de temporada siempre y cuando no tengan la condición de saldo, es decir, que presenten alguna tara.

Requisito esencial para utilizar el término outlet será que la oferta se realice aplicando una reducción evidente y clara de su precio de mercado.

La nueva ley contempla también la posibilidad de que dentro de un establecimiento se incluya una sección dedicada al outlet, pero siempre tendrá que estar claramente diferenciada del resto del local.

El proyecto de ley fija, además, en nueve el número máximo de festivos y domingos en los que se podrá abrir al público. La Conselleria ha modificado el borrador de la norma que señalaba las nueve aperturas como un mínimo negociable entre los miembros del sector, algo que no ha gustado al pequeño comercio.

De hecho este es uno de las cuestiones más polémicas de la nueva legislación. Las diferencias entre las grandes superficies y el pequeño comercio parecen insalvables. De hecho los primeros exigen la total liberalización. El proyecto de ley deja el número de festivos en los nueve que se han venido aprobando durante los últimos años en el Observatorio del Comercio.

Centros comerciales

Otra de las novedades que introduce la nueva normativa es el reconocimiento de la figura de los centros comerciales urbanos.

La pretensión de la Conselleria de Industria es que nazcan de la concertación entre el sector público y el privado para la puesta en marcha de proyectos de mejora y desarrollo comercial de las zonas de una ciudad en la que se produce una mayor concentración de establecimientos.

Entre los requisitos para ser designados como centro urbano se encuentra el que exista una agrupación significativa de empresas comerciales en un área urbana delimitada y estar vinculados por una entidad con personalidad jurídica.

A partir de ahí se puede desarrollar una estrategia conjunta de mejora socioeconómica fundamentalmente a través de promoción, gestión de servicios y dinamización económica.

Otro de los requisitos es que estos centros se desarrollarán en espacios donde, además de una alta concentración de comercios y servicios, exista una larga tradición comercial.

La delimitación de los centros urbanos responderá en definitiva a criterios económicos, comerciales, sociales, históricos y urbanísticos.

Con esta iniciativa se pretende garantizar la continuidad del modelo comercial valenciano y convertirlo en un referente de modernidad.

La nueva normativa incluye también que la Conselleria de Industria tendrá que elaborar un Plan de Acción Territorial Sectorial del Comercio de la Comunitat Valenciana.

El documento servirá para definir los criterios para que la ordenación comercial se desarrolle de acuerdo con la planificación territorial. El estudio tendrá carácter vinculante para los Ayuntamientos a la hora de realizar el planeamiento urbanístico.

El plan pretende delimitar las áreas comerciales de la Comunitat según criterios de accesibilidad territorial, capacidad y fuerza de atracción de las ciudades, además de contemplar las características económicas y urbanísticas, entre otras.

A través de este plan de acción se podrá modificar la planificación urbanística en vigor en todos aquellos aspectos que se refieran a la ubicación del suelo comercial en los municipios. Es más, los planes de ordenación urbana que se realicen tendrán que tener en cuenta la futura normativa comercial.

La futura legislación establece también que la apertura de superficies comerciales con menos de 2.500 metros cuadrados ya no necesitará de la conocida como segunda licencia, un requisito que corresponde otorgar a la Generalitat por razones de interés general o medioambiental. De esta forma, las cadenas de supermercados tendrán más fácil abrir establecimientos.

Las Provincias 08/05/2010

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp