Covaco exige un paquete de medidas para el comercio urbano ante la crisis apra segurar 400.000 empleos

La Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunitat Valenciana (Covaco) exigió hoy al Gobierno un paquete de medidas específico para el comercio urbano ante la «difícil coyuntura económica actual», como se ha realizado para otros sectores y teniendo en cuentra el peso del comercio dentro de la economía española y, en especial, valenciana. Estas actuaciones resultan «necesarias» para asegurar la pervivencia de «45.000 pymes y micro-pymes autóctonas del sector comercial que generan más de 400.000 empleos directos», advirtieron fuentes de la organización.

 

Según Covaco , la situación del sector es «realmente crítica, ya que la coyuntura económica le afecta desde una doble vertiente». Por un lado, «la crisis de consumo y de confianza está haciendo caer las ventas a mínimos históricos, y por otro, la crisis financiera ha restringido las fuentes tradicionales de financiación», explicaron.

 

Al parecer de esta entidad, «de nada han servido las medidas adoptadas hasta el momento por el Gobierno para incentivar el consumo ni el paquete de ayudas diseñado para el sistema financiero está activando de nuevo los créditos a las pymes».

 

Desde Covaco se considera «imprescindible tomar de manera inmediata es que las entidades financieras apliquen las últimas rebajas de tipos de interés del Banco Central Europeo a sus productos financieros para que pymes y familias puedan acceder a ellos».

Por ello, el presidente de Covaco , Pedro Reig, instó a las administraciones a asumir la «necesidad de medidas urgentes con la finalidad de que el sector pueda seguir manteniendo su actividad en los mismos niveles de competitividad y empleo y su papel socio-económico».

 

Entre estas medidas Covaco reclama al Gobierno que, de manera transitoria, se excluya a los autónomos de pagar el IVA por adelantado, y pagarlo cuando se haya hecho efectivo el pago de las facturas.

 

La patronal del comercio urbano de la Comunidad cree que esta medida tendría «efectos positivos inmediatos, ya que las pymes comerciales se encuentran en un difícil momento debido a la falta de financiación, los retrasos en los cobros de los servicios, la reducción de las ventas y la obligación de adelantar el IVA antes de hacer efectivo el cobro de las facturas», argumentaron.

 

En esta línea, incidieron en que «si no se articula un paquete de medidas para el comercio, como se ha hecho con otros sectores productivos, se pone en peligro la subsistencia de más de 45.000 pymes y micro-pymes autóctonas del sector comercial que generan más de 400.000 empleos directos».

 

Además, la patronal recordó que el comercio es el sector que más aporta a la financiación autonómica, ya que tan sólo en concepto de IVA contribuye a las arcas autonómicas con más de 250 millones de euros. A estos hay que sumar la aportación en materia de IRPF, fondos que se destinan a la inversión en sanidad, educación e infraestructuras.

 

El comercio urbano «en los últimos meses está haciendo grandes esfuerzos por mantener sus plantillas y reduciendo sus márgenes al máximo con el fin de no ahondar en la crisis y colaborar en el mantenimiento de los niveles de consumo, sin el respaldo de instituciones ni administraciones», concluyeron.

 

Las Provincias 16/12/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp