Crisis en el Corazón de Alicante

Estos días de verano, la palabra más vista en los escaparates es «rebajas». Pero en la calle del Teatro, se encuentra también una muy diferente: «se alquila», y es que en esta emblemática vía de Alicante están desapareciendo muchos comercios. ¿Las causas? Unos dicen que los altos alquileres, otros culpan a la crisis, algunos la revitalización de la calle San Francisco y unos pocos comentan que lo ocurrido es pura casualidad. Y mientras las divagaciones continúan, este clásico alicantino entra en horas bajas.

Zapaterías, tiendas de ropa, inmobiliarias e incluso una clínica dental. Da igual qué tipo de comercio sea. En la calle del Teatro se han cerrado ya 8 establecimientos y muchos comerciantes temen que el suyo sea el siguiente. Algunos de los que han tenido que echar la persiana aseguran que «los propietarios de los locales aumentan los alquileres y aprietan las tuercas a los comerciantes y nuevos emprendedores», que acaban por ver truncados sus sueños en menos de un año.

 

En este sentido, muchos comentan que cuando alguien cierra es porque el negocio no funciona, pero no miran más allá y, simplemente, buscan un motivo, cuando la realidad puede ser la combinación de muchos factores que se han ido amontonando hasta que no pueden más.

 

«Estamos asustados». Esta es la frase que define el sentimiento de los comerciantes de la zona. No acaban de explicarse el porqué de la situación. Uno de estos casos es el de la zapatería Nanty. Los dueños del negocio tienen una fábrica de calzado en Elche y entre la subida de los alquileres y el descenso de la venta no les es rentable mantener la tienda.

 

Pero el tema de los alquileres de la calle del Teatro y alrededores llega más allá. En opinión de varios comerciantes, los caseros de los locales «no sólo se dedican a aumentarlos, sino que, en algunos casos, también reciben un porcentaje de los traspasos de negocios que se hagan allí».

 

Los que están en mejor situación son los comerciantes propietarios de los locales. Estos suponen «un 30% de todos los establecimientos de la calle», explica el presidente de la Asociación de Comerciantes de la Rambla y Alrededores (ACRA), Francisco Navarro. Esta asociación se creó debido a la precariedad que sufrían en aquellos momentos los comerciantes de la zona.

Pero, al margen de la subida de los alquileres, no hay que dejar de lado la crisis. Esta situación que está afectando a todos los sectores, se ha traducido durante los últimos meses en una bajada de las ventas. Y, sobre todo ahora con la llegada de las rebajas. «Se veía venir», comenta el dueño de uno de los comercios que nos explica que esperaban la llegada de las rebajas para remontar la pérdida pero que no ha sido así. «Este año no tiene ni punto de comparación con los anteriores -explica-. Es una especie de goteo constante».

 

Sin embargo no todos opinan lo mismo. Desde la aparición del Turibus, algunos comentan que la calle tiene más movimiento, sobre todo de turistas. Y que la próxima llegada del Tram a la plaza de los Luceros les beneficiará notablemente. Sólo el tiempo les dará la razón. De momento estos comerciantes optimistas comentan que ha sido «pura coincidencia» el cierre de tantos comercios y que la subida de alquileres y la supuesta crisis no son motivos de peso para explicar el hecho. Afirman que ellos siguen teniendo los mismos clientes y que, en la fecha que estamos y con rebajas, esperan aumentar sus ventas.

Hay que controlar el gasto

Según el presidente de ACRA, los emprendedores actuales deben tener muy claro dónde se están metiendo, «ya que no se puede crear un negocio a la ligera». Además los créditos deben ser fuertes y sus avales solventes, «sin olvidar que hay que tener claro que el primer año no van a recuperar el dinero invertido en acondicionar el local, por ello necesitan que la administración les eche una mano».

 

En el lado opuesto se encuentra la calle San Francisco, que se está convirtiendo en un duro competidor para esta zona con nuevas tiendas de reciente apertura como la de Hugo Boss. En esta zona están apostando por los nuevos comerciantes para que aporten frescura y vida a esta calle y conseguir que vuelva a ser la misma de décadas pasadas, una calle con gran flujo de viandantes dispuestos a comprar y pasear. Además en esta zona tienen planeado crear un centro de mayores, la oficina de Fomento y Empleo y un centro deportivo entre otras cosas.

 

Desde ACRA se afirma que las subvenciones que proporciona el Ayuntamiento para revitalizar la calle San Francisco, podrían ser una de las soluciones para la zona del centro de Alicante «en la que el cierre de comercios no es un hecho nuevo, sino que se viene notando desde hace tres años».

 

Una inversión asfixiante

Alquileres, licencias, reformas…es todo un mundo desconocido para un principiante que quiere seguir su sueño. Los alquileres ya rondan en el centro de Alicante los 3.000 euros, si a eso le sumamos las reformas podemos acabar abriendo un negocio a los cinco meses de haber cogido el local por una módica cifra: desde 180.000 euros hasta 300.000. Es por ello que los comerciantes solicitan ayudas al Ayuntamiento, en este caso. Pero no confían mucho en ellas. «En esta tienda he invertido mucho y dudo que la administración me ayude lo suficiente. Al final me darán alrededor de 3.000 euros cuando yo me he gastado una cifra más elevada», asegura un comerciante.

Fuente: Diario Información 13/07/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp