El Ayuntamiento de Vitoria limita las sucursales bancarias en el centro

Prohíbe nuevas aperturas en el Ensanche para evitar su desvitalización

El Ayuntamiento de Vitoria aprobó ayer la norma por la que se impulsa la limitación de apertura de sucursales bancarias en el centro y el ensanche de la ciudad. «Se trata de preservar la diversidad comercial de la ciudad», afirmó el teniente de alcalde, Juan Carlos Alonso, al presentar esta modificación del Plan General de Ordenación Urbana.Así, por un gasto que supere los 10 euros, el comprador podrá elegir entre recibir un viaje en autobús o disfrutar de una hora de estacionamiento gratuito en los aparcamientos de Progreso, Doctor Cadaval, Eduardo Iglesias, Velázquez Moreno, La Estrella, Colón 28, El Dorado, Venezuela, Berbés y As Avenidas.

«No queremos que vuelva a ocurrir lo que vivió una conocida cadena de electrodomésticos local, Bacomat, que sufrió tal presión que al final tuvo que vender uno de sus comercios a un banco», apuntó gráficamente Alonso. Esta limitación ya se aplicaba en la céntrica arteria Dato, y ahora se ha ampliado al ensanche decimonónico y a parte del casco medieval.

Esta medida del Ayuntamiento se integra dentro del Plan Alhóndiga, que busca la creación de un gran parque comercial urbano. Se pretende evitar en el futuro una mayor concentración de servicios financieros en perjuicio de otras actividades comerciales. Uno de los objetos de esta actuación es la de mantener una ciudad viva, que no quede desierta fuera de los horarios comerciales y los fines de semana.

La nueva regulación tendrá un ámbito de aplicación delimitado por los límites del Casco Medieval -donde sí se podrán instalar entidades financieras- y por las calles Cercas Bajas, Magdalena, Luis Heinz, Portal de Castilla, trazado del ferrocarril, calles Angulema, Paz, Francia y San Ignacio. En el interior de este ámbito tan solo podrán abrir los servicios financieros que se encuentren en tramitación, aunque en el caso de que se cierre de una oficina bancaria podrá ser ser sustituida por otra sucursal.

La gerente de Gasteiz on, la asociación de comerciantes del centro de Vitoria, Esther Unceta, recibió con alborozo la noticia. «No perseguimos que se prohíba la implantación de las entidades bancarias, sino la excesiva concentración en determinadas zonas. Buscamos que ese tipo de entidades no rompan el equilibrio comercial de la zona, porque tienen unos horarios que convierten en auténticos desiertos sus calles a partir del mediodía», comentó.

En esta línea de preocupación se sitúa Salvador Rueda, director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, que considera esencial una medida de este tipo. «Es muy positiva para el desarrollo de la zona histórica», explica Rueda, que ha colaborado en la redacción del plan de movilidad sostenible de la capital alavesa.

La concentración de este tipo de actividades en una zona resta vitalidad a sus calles «por la propia configuración de estos establecimientos, que no tienen escaparates, viven hacia el interior y tienen un horario muy limitado, fundamentalmente matutino», apunta Rueda. En su opinión, con las entidades bancarias se debería realizar una distribución similar a la de las farmacias, de acuerdo a criterios de población. No obstante, resalta que las entidades bancarias se mueven por el flujo de dinero, por lo que buscan el centro, donde están los negocios y oficinas. «Así es, buscan el negocio, no dar servicio, con lo que no queda más remedio que limitar su presencia», concluye Rueda.

El País 08/07/2009

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp