El comercio lanza descuentos agresivos antes de las rebajas para poder vender

Los establecimientos alicantinos mantienen ofertas de hasta el 70%, en espera de que las previsiones mejoren para la campaña estival

Los comerciantes mantienen sus negocios en el filo de la navaja por la crisis y redoblan los esfuerzos promocionales para animar el consumo a toda costa. El secretario general de la Federación Alicantina del Comercio (Facpyme), Francisco Rovira, reconoce que «la situación es complicada, porque hay zonas en las que el negocio ha caído hasta un 50%». Por ello, los pequeños empresarios se preparan para lo peor y se ven abocados a lanzar ofertas agresivas que llegan a descuentos de hasta el 70%, antes incluso de la campaña de Rebajas de verano, que comenzará oficialmente el 1 de julio.

En la asamblea general de Facpyme, celebrada ayer, se constató que en general siguen descendiendo las ventas cada mes -en abril un 12,4% de media- y que «el grifo de la financiación sigue cerrado» por parte de la entidades financieras para las micropymes y autónomos que son los que en realidad actúan de «colchón» en épocas de recesión.

El sector comercial confía, no obstante, en que la próxima campaña estival contribuirá a reactivar el consumo respecto a los primeros meses del año. También espera con ello que mejore la confianza de los consumidores, y todo ello tendrá mucho que ver como se desarrolle la campaña turística de este verano en las distintas localidades receptoras no sólo de turismo nacional sino también internacional.

Los miembros de Facpyme acordaron reclamar a la administración que intervenga para conseguir la necesaria financiación para los pequeños comerciantes. Asimismo denuncian que determinadas entidades financieras y cajas de ahorro exigen cláusulas abusivas en la renovación de las pólizas de crédito.

Debido a la situación de crisis y a la repercusión en el consumo, los pequeños comerciantes urgen a todas las administraciones públicas, a que apliquen medidas efectivas que vayan encaminadas, por un lado, a activar el consumo de las familias, y por otro, a buscar soluciones para que la financiación y las ayudas al sector lleguen, con el fin de poder seguir manteniendo la actividad y el empleo.

«El Gobierno debería articular medidas para atender el crédito directo con el fin de atender las necesidades de liquidez y poder asumir proyectos de inversión en la modernización de las estructuras comerciales alicantinas», advierten desde Facpyme, que aglutina a 58 asociaciones que representan más de 10. 000 pymes comerciales de toda la provincia.

Al respecto, reiteran su petición a los ejecutivos central y autonómico para que adopte medidas efectivas que hagan llegar la liquidez al comercio, incentiven el consumo y recuperen la confianza de los consumidores, de forma que se alivie la situación de un sector que aporta el 12% del PIB de la Comunitat Valenciana.

Las Provincias 01.06.10 (Ver noticia)

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp