El comercio planta cara a la crisis

El Corte Inglés, principal grupo de distribución de España, ha acelerado el lanzamiento de la marca «Aliada» para afrontar la situación actual. El grupo ha incorporado en todos los supermercados de El Corte Inglés, Hipercor y Supercor la nueva marca de alimentación, droguería y perfumería. El Corte Inglés ha identificado «Aliada» con el concepto de ahorro y está posicionada como el precio más bajo de cada gama de productos. Las grandes cadenas de distribución están potenciando sus marcas blancas, aunque recelan del nombre para no transmitir la idea de que son de baja calidad.

Los clientes que acuden a los supermercados, según fuentes del sector, están racionalizando más la compra. «El que entra a comprar queso se lleva lo que necesita. Antes había mucha más alegría. La situación se está complicando desde el verano. Los clientes están recortando los gastos, pero se han incrementado el número de visitas a las tiendas porque tiene faltas. Al final, ese recorte de gasto se está viendo compensado con el aumento de visitas», explicaron desde el sector. Estas fuentes incidieron en que «el consumo de alimentos tiene una demanda muy estable. Ni en épocas de gran bonanza se compra en exceso ni en épocas de crisis se recorta demasiado».

Un estudio de la consultora Nielsen revela que el 26% de la población ya está intentado recortar su gastos de alimentación, aunque sólo un 2,8% de los consumidores redujeron la cantidad de productos en la cesta de la compra.

Mercadona, que insiste en que no vende marca blanca, no ha notado «los cambios alimentarios». Fuentes de la compañía explicaron que un 35% de su oferta es de su producto recomendado, que es de las marcas Hacendado, Bosque Verde, Deliplus y Compi. «En Mercadona no creemos en las marcas blancas, éstas sólo dan prioridad al precio. Nosotros tenemos producto recomendado, donde prima la calidad al mejor precio posible», apuntaron. La empresa de capital valenciano asegura que no ha adoptado ninguna política especial ante la actual situación porque estaba preparada ante un posible cambio de ciclo. «Apostamos desde hace más de una década por la estabilidad en la relación con nuestros proveedores y eso te ayuda para prepararte para momentos como los actuales. Los grandes saltos, sin planificación, no son buenos para nadie», añadieron.

Fidelización del cliente

El director de la Asociación de Supermercados de la Comunidad Valenciana, Andoni Monforte, recordó que el consumo de marca blanca ya representa el 25%, aunque insistió en que el sector no está notando en profundidad la crisis «porque las personas necesitan seguir comiendo». Monforte puntualizó que la estrategia de los supermercados pasa por fidelizar a los clientes e implicar más a los trabajadores.

Una portavoz de Carrefour, que tiene 21 hipermercados en la Comunitat Valenciana, coincidió con que la mejor estrategia ante la crisis es apostar «por una política de precios bajos. Es esencial encontrar el punto de equilibrio entre las marcas propias y el resto. Los productos con nuestra marca no superan el 25% de la oferta».

El sector de la alimentación está convencido de que detrás de la contención del gasto, aunque sea moderado, está la sensación que ha calado en la población de que la cesta de la compra se ha disparado. El estudio que presentó ayer la Organización de Consumidores revela que el coste de la cesta de la compra ha subido un 11% cuando el IPC está al 4,5%.

Fuente: Levante 23/10/2008

Si te ha gustado, hazlo social Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print
Email this to someone
email
× WhatsApp